Empresa israelí desarrolla páncreas artificial que sustituirá la insulina para diabéticos

Post thumbnailFoto ilustrativa: Pixabay
Recientemente la compañía israelí Betalin Therapeutics ha prometido cumplir el sueño de millones de pacientes con diabetes tipo 1 y 2 en el mundo. La compañía dio a conocer un revolucionario procedimiento en su fase final de pruebas, a través del cual se le implanta al paciente un páncreas bioartificial que controlará el nivel de azúcar en el cuerpo y secretará con precisión la cantidad requerida de insulina, reemplazando así el páncreas real.

Betalin ha desarrollado un páncreas artificial biológico, llamado en inglés Engineered Micro Pancreas (EMP) o páncreas producido con microingeniería, que cura a los diabéticos y los libera de la necesidad de dolorosas y repetidas pruebas e inyecciones de insulina.

La tecnología de punta desarrollada por Betalin proporciona al cuerpo del paciente un páncreas alternativo y eficiente. En un proceso que dura menos de una hora y bajo anestesia local, se implanta una microestructura de páncreas artificial debajo de la piel del paciente.

La estructura implantada, compuesta por tejido pulmonar de cerdo y células secretoras de insulina, se adhiere inmediatamente a los vasos sanguíneos del paciente. El páncreas biológico "entiende" cómo medir el nivel de azúcar del cuerpo y cómo segregar una cantidad óptima de insulina. Después del trasplante, los pacientes pueden suspender inmediatamente el uso de bombas, medicamentos, inyecciones y mediciones de glucosa en la sangre, a medida que el páncreas biológico recupera la capacidad del cuerpo para secretar insulina de manera controlada.

Betalin Terapéutica Ltd. fue fundada en 2015 por el empresario Joshua (Shuki) Hershkovitz, fundador de otras empresas que cotizan en la bolsa como D Medical Industries y Nextgen. La junta incluye, entre otros, dos premios Nobel, el profesor Arieh Warshel, ganador del Premio Nobel de Química en 2013, y el profesor Sydney Altman, estadounidense, sufre de diabetes, y fue ganador del Premio Nobel de Química en 1989. En 2017 Betalin ganó el prestigioso "Mejor startup farmacéutico innovador" en la competencia Mixiii Biomed.

Recientemente, la Autoridad de Innovación y el gobierno italiano otorgaron a la compañía una beca de colaboración binacional, junto con el profesor Lorenzo Piemonti, un investigador de trasplantes de renombre mundial.

En la ronda semilla, Betalin recaudó alrededor de $4 millones de inversores privados, incluida la familia israelí Pozilov (exportadora de diamantes), y otros inversores estadounidenses y chinos. La compañía comenzará otra ronda de recaudación de fondos de $5 millones para comenzar la fase de ensayos clínicos.

El proceso dirigido por el profesor Eduardo Miterani de la Facultad de Ciencias de la Universidad Hebrea comenzó hace cerca de una década. La base del desarrollo se basa en el hecho de que las células necesitan entrar en contacto con el tejido de soporte que simula el entorno extracelular en el cuerpo humano.

Los pacientes en quienes se inserte el páncreas bioartificial —que costará unos $50.000— verán sus cuerpos restaurados por completo, sin necesidad de tratamientos adicionales.

Al respecto, el profesor Miterani comenta: “Este es un avance mundial en el tratamiento de la diabetes. El páncreas es único en el sentido de que funciona como un órgano autónomo completo, no como células individuales y, por lo tanto, puede ubicarse en cualquier parte del cuerpo. El innovador páncreas bioartificial se adhiere a un tejido de soporte, puede controlar los niveles de glucosa en sangre y segregar insulina según sea necesario".

Por su parte, el doctor Avi Treves, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Betalin, agrega: “Este es un avance significativo en la investigación de la diabetes. Hasta ahora, el tratamiento de la diabetes tipo 1 severa se ha basado en inyecciones periódicas de insulina, junto con un monitoreo continuo de los niveles de azúcar en la sangre. Se han hecho intentos en el pasado para tratar la diabetes con el trasplante de células beta en pacientes, pero este enfoque ha encontrado muchos problemas, incluida la falta de donantes de células beta y la necesidad de suprimir el sistema inmunitario para evitar el rechazo del injerto. El páncreas de Betalin es una solución única en su tipo y creemos que podemos llevar la curación a millones de pacientes".

Mientras tanto, el doctor Nikolai Kunicher, CEO de Betalin, comenta: “Ante todo, existe el sentido de una misión. La posibilidad de salvar a cientos de millones de diabéticos en todo el mundo con un cuidado tan simple y fácil es emocionante para nuestro equipo en Betalin. Dado el éxito de los experimentos de laboratorio en ratones, Betalin pronto comenzará los ensayos clínicos en diabéticos".