El tren rápido israelí comienza a operar con pasajeros desde Jerusalén al aeropuerto

Post thumbnailBenjamín Netanyahu y el ministro Israel Katz en el tren rápido Foto: GPO Amos Ben Gershom vía Flickr
El tren de alta velocidad que conectará las ciudades de Jerusalén y Tel Aviv comenzó a operar regularmente e hizo su primer viaje con pasajeros a bordo desde la ciudad santa hasta el aeropuerto de Ben Gurión, una ruta cuyo trayecto dura 21 minutos.
Por ahora, el único destino del ferrocarril, que circula a unos 160 kilómetros por hora, será la principal instalación aeroportuaria de Israel, y los usuarios deberán cambiar de tren en el aeropuerto para continuar su viaje hacia otros puntos del país.
Próximamente, cuando acaben las obras, el tren llegará hasta Tel Aviv, y finalmente, a la localidad de Herzliya.
El proyecto para construir la instalación ferroviaria se inició en 2001, y se calcula que tendrá un coste final de unos 2.000 millones de dólares.
Inicialmente se había previsto que el ferrocarril estaría en funcionamiento para 2008, pero la construcción de la infraestructura se ha visto afectada por retrasos prolongados y costos crecientes, con lo que la línea por ahora solo podrá funcionar parcialmente.
Las autoridades israelíes no han anunciado la fecha concreta en que el tren podrá hacer el trayecto completo entre Jerusalén y Tel Aviv, pero esperan tener listas las obras de las instalaciones eléctricas que quedan por finalizar a mediados de 2019.
La construcción de la infraestructura también ha generado polémica al atravesar una minúscula parte del territorio Judea y Samaria (Cisjordania), con críticas de la izquierda y de los palestinos por cruzar en dos tramos la línea verde: a su paso por la localidad de Latrún y cerca de la de Mevaseret Zion, próxima a Jerusalén.
La instalación ha supuesto la creación de 38 kilómetros de ramificaciones nuevas en ambas direcciones, una terminal subterránea en Jerusalén, cinco túneles con una longitud total de 37 kilómetros y diez puentes que cubren más de seis kilómetros. EFE y Aurora