El trato del siglo …. luego de más de un siglo

Post thumbnailDonald Trump Foto: Casa Blanca
Esta semana, el presidente Donald Trump ha invitado al primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu y all líder de la oposición, Benny Gantz, a un encuentro en la Casa Blanca para presentarles el Trato del Siglo.  Un plan de paz que ponga fin al conflicto entre israelíes y palestinos.

El conflicto árabe israelí es de vieja data.  Se llevó casi todo el siglo pasado y todo lo que va de este, siendo el componente más delicado quizás el palestino-israelí.  Ha habido muchas iniciativas de paz, todas ellas con un mayoritario componente de fracaso.  Y cada una de las administraciones americanas ha presentado un plan de paz, además de haber sido acompañante de algunos atribuibles a otros países.

Pero hasta ahora, nada.  El conflicto permanece sin resolverse.  Existen sectores árabes, y de otras denominaciones, que desconocen el derecho de los judíos a un estado independiente.  Están quienes abogan por su destrucción, y existen quienes no le otorgan el beneficio de “estado judío” a Israel.  De todo y para todos en esto.

Israel se ha consolidado como un estado viable, poderoso y que ya no ha de ser destruido por las acciones militares convencionales de sus vecinos y los aliados de estos últimos.  Las acciones terroristas en su contra son dolorosas e incómodas, además de inaceptables.  Pero no amenazan la existencia del Estado.  En fin, el Estado de Israel, el único país judío del mundo, es una realidad que puede perturbar a sus enemigos quienes, en sus intentos de destruirlo, bien sea por las armas, la media, la descalificación y las campañas continuas, han logrado más daños que beneficios para sí mismos.  Y pocos resultados positivos.

Siendo que, para Israel, el tema de siempre es la seguridad y la paz, en vísperas de una tercera elección en menos de seis meses y dos procesos que no terminaron en formación de gobierno; siendo que 2020 es año electoral de los Estados Unidos, y visto que en la Casa Blanca se sienta un hombre de negocios, pragmático en esencia, era previsible que llegaría el momento de presentar la anunciada iniciativa. Dadas las características del presidente Donald Trump, el término “Deal of the Century”, “El trato del Siglo”, tiene una connotación de algo así como un buen negocio, un beneficio mutuo para las partes.  Por algún motivo, el término pareciera asociarse más con pragmatismo y oportunidad, a diferencia de las innumerables iniciativas del pasado, que parecían algo más inspiradas en palabras como “plan”, “acuerdo” o “pacto”.

Quienes desean la paz y confían en las buenas intenciones, ven en estos días una oportunidad de lograr avances.  Que el presidente del país más poderoso de la tierra llame a su despacho a los líderes de gobierno y oposición de Israel, es un paso importante.  Y un gesto significativo que ambos adversarios políticos israelíes hayan aceptado ir, dejando algo de lado las consideraciones electorales de las cuales son protagonistas. Con el aditivo que tanto el presidente Trump como el primer ministro Netanyahu son objeto de intentos de impugnación serios, y muy mediáticos.  Por demás desgastantes.

Benjamín Netanyahu, el domingo 26 de enero de 2020, antes de montarse en el avión que lo conduciría a Washington, anunció que el martes 28 de enero sería un día histórico.  En honor a la verdad, puede ser su hora de hacer historia y lograr un sitial de honor como estadista.  Es un momento que alinea ciertas condiciones y que, de privar las buenas intenciones de todos, quizás termine en eso que se ha mercadeado, o lo inicie con buen pie, un proceso de normalización y paz entre Israel y los palestinos, entre Israel y todos sus vecinos: el trato del siglo.

Quienes queremos la paz y la seguridad, un futuro de tranquilidad, respeto, convivencia y calidad de vida, tenemos esperanza en algo bueno, y oramos por ello.

Ojalá tengamos después de más de un siglo… el anhelado trato del siglo.  En esta década, en este quinquenio, en este año. Ya.