El soldado israelí que mató a un terrorista neutralizado fue puesto bajo arresto domiciliario

Post thumbnailCartel de Bienvenida de Elor Azaria Foto: Facebook
El sargento Elor Azaria que fue condenado por homicidio culposo tras matar a un terrorista palestino neutralizado en Hebrón, Cisjordania (Judea y Samaria), fue dado de baja del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) y puesto bajo arresto domiciliario.

Azaria, que fue condenado a 18 meses de prisión, ha apelado a su condena. La Fiscalía, por su parte, también está apelando la sentencia, argumentando que es demasiado indulgente.

Elor Azaria con su madre Foto: Facebook Elor Azaria con su madre Foto: Facebook

Debido a que ha terminado su servicio militar, no puede seguir detenido en una base militar. Por lo tanto, el tribunal decidió ponerlo bajo el régimen de arresto domiciliario en la casa de sus padres en Ramle, en el centro del país, hasta que se decidan ambas apelaciones el 30 de julio próximo.

La general de brigada, Orly Markman, vicepresidenta del Tribunal Militar de Apelaciones, determinó que Azaria estará bajo arresto domiciliario todo el tiempo y sólo se le permitirá acudir a rezar a la sinagoga los viernes por la noche y los sábados, siempre que vaya acompañado de un familiar.

El Ejército de Defensa de Israel permitió a Azaria regresar su equipo militar para que pudiera abandonar lo antes posible, la base Nahshonim, donde se encontraba bajo el régimen de detención abierta, desde el incidente (en marzo de 2016) por el que fue juzgado, aparentemente para evitar la cobertura de los medios de comunicación; y efectivamente abandonó la instalación castrense.

Fue recibido en su hogar con un cartel que rezaba “Elor Azaria fue nacido para ser libre” y globos deseándole buena suerte.

Elor Azaria carga el arma para dispararle al terrorista neutralizado Foto: Betselem vía Youtube Wikimedia Elor Azaria carga el arma para dispararle al terrorista neutralizado Foto: Betselem vía Youtube Wikimedia

Azaria fue encarcelado en febrero pasado después de dispararle un tiro en la cabeza a un terrorista palestino que yacía en el suelo herido y desarmado tras apuñalar, varios minutos antes, a otro soldado.

La defensa de Azaría argumentó que disparó por temor a que el terrorista escondiese en su cuerpo una bomba o tratase de tomar de nuevo el cuchillo, que se encontraba en el suelo a varios metros, argumentos que el tribunal militar desestimó.

Buena parte de la sociedad se inclinó por perdonar a Azaría y exigir que el Estado se ponga del lado de sus soldados; mientras que otros aceptaban que se le castigue por violar las propias normas del Ejército, que no permiten disparar a matar excepto cuando exista un riesgo para la vida o integridad física.

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, y varios miembros del Gabinete abogaron públicamente por el indulto tras conocerse la condena por homicidio culposo.

El abogado del soldado criticó que se le mantenga bajo arresto domiciliario, arguyendo que esta medida solo se dictamina cuando la persona "plantea un peligro para la sociedad". Aurora y EFE