El satélite israelí Amos 17 será puesto en órbita el miércoles desde Cabo Cañaveral

Post thumbnailModelo del satélite Amos 17 Foto: REUTERS Amir Cohen
El lanzamiento del satélite espacial israelí Amos 17 desde Cabo Cañaveral en Florida, fue postergado para las primeras horas del miércoles (horario de Israel), debido a sospechas de una falla en uno de los motores del cohete Falcon 9 que lo pondrá en órbita.

Tras el anuncio, las acciones de la empresa de comunicaciones propietaria del satélite, Spacecom, con base en Ramat Gan, subieron un 5 por ciento en la Bolsa de Tel Aviv (TASE). Las acciones de Spacecom han trepado un 145 % desde comienzos de 2019, señala un reporte del diario financiero Globes.

La construcción de Amos 17 fue encargada a Boeing por un monto de 153 millones de dólares, en base al diseño y las especificaciones de Spacecom. El satélite será ubicado sobre África, 17 grados al este del meridiano de Greenwich para facilitar las transmisiones de televisión satelital e internet a través del continente.



Spacecom opera actualmente tres satélites: Amos 3, Amos 4 y Amos 7. El satélite Amos 6 explotó antes de su lanzamiento en septiembre de 2016, y este es el primer intento de la compañía desde aquel traspié.

Spacecom, que comenzó a operar en 1993, suministra servicios satelitales a operadores de televisión satelital, proveedores de internet, telefonía y compañías gubernamentales y privadas de datos.

El satélite Amos-17, de 250 millones de dólares de costo, pesa 6,5 toneladas y tendrá 35 metros de largo, cuando sus paneles solares en forma de ala se desplieguen en el espacio. El cincuenta y cinco por ciento de su peso se debe al combustible que lleva, para poder llegar a su destino asignado sobre el continente africano.

Falcon 9 es un cohete lanzador reusable, de dos etapas, diseñado y fabricado por la empresa estadounidense SpaceX, del multimillonario Elon Musk, dedicada a poner satélites y otros dispositivos comerciales en órbita.

Se estima que el satélite “más avanzado” de Spacecom  operará durante los próximos veinte años, sirviendo a sus clientes en África, que tiene la población de más rápido crecimiento del mundo.

Tras el lanzamiento, el satélite viajará durante once días en el espacio hasta alcanzar su destino, entonces tardará otros dos días para desplegar sus antenas y paneles solares, orbitando al planeta Tierra desde una distancia de 36 mil kilómetros  a una velocidad de 11 mil kilómetros por hora.