El presidente y el primer ministro condenan el asesinato de soldados israelíes en el ataque palestino

Post thumbnailPresidente Reuven Rivlin Foto: Kneset
El presidente, Reuvén Rivlin, y el primer ministro, Biniamín Netanyahu, ofrecieron sus condolencias a las familias de los dos soldados asesinados en un ataque terrorista palestino en Samaria (norte de Cisjordania) y prometieron justicia.

"Envío un cálido abrazo de consuelo y fuerza a las familias de aquellos que han sido asesinados. Rezamos por la pronta recuperación de los heridos", dijo Rivlin, al término de la jornada del descanso del shabat.

El presidente pidió que se fortalezcan las fuerzas de seguridad, tanto las que operan en el terreno como las de Inteligencia, para investigar a quienes perpetraron y ayudaron en el ataque.

"No descansaremos hasta que llevemos ante la justicia a todos los que cooperan con el terrorismo, no permitiremos que el terrorismo sea convierta en la norma", afirmó.

Netanyahu también lamentó las muertes a manos de "un despreciable terrorista" y aseguró que trabajará "para derribar la casa del terrorista y aplicar sobre él todo el peso de la ley".

Entre el asentamiento judío de Mevo Dotan y la localidad palestina de Yabad, el terrorista Allah Qabha, de 26 años y domiciliado en el pueblo de Bartaa, embistió intencionalmente su vehículo contra una patrulla de combatientes israelíes, asesinando a un oficial y a un soldado conscripto e hiriendo de gravedad a otros dos uniformados.

Uno de ellos, hospitalizado en el centro médico de Rabin (Beilinson), en Petah Tikva, está en situación crítica, ha sido sometido a varias operaciones quirúrgicas y permanece ingresado en la Unidad de Terapia Intensiva y con respiración artificial, mientras que el otro sufre heridas moderadas.

El terrorista palestino, que estuvo preso por delitos de seguridad y salió de prisión el pasado abril, resultó herido leve y fue trasladado a un hospital y detenido.

El servicio de seguridad interior, el Shabak, anunció que el ataque "se llevó a cabo intencionadamente, por razones nacionalistas" (como se denomina en la jerga policial a los ataques terroristas palestinos) y aseguró que en esta etapa de la investigación "no se identificaron a otras personas involucradas o que tuvieran conocimiento de la intención del ataque".

No obstante, las autoridades israelíes detuvieron al tío y el hermano del terrorista y cancelaron cerca de un centenar de permisos de trabajo y licencias de comercio de sus familiares.

Fuerzas del cuerpo de Ingenieros tomaron medidas de la casa del terrorista para demolerla con explosivos.

Las fuerzas de seguridad han estado desplegadas en la zona haciendo controles de seguridad y operaciones de búsqueda de armas y de sospechosos.

El diputado Oded Forer, del partido Israel Beitenu, prometió impulsar una ley "que permita la pena de muerte a terroristas palestinos convictos". Aurora y EFE