El presidente del Congreso Judío Mundial contra la Ley del Estado-Nación: El Gobierno de Israel está tomando acciones destructivas

Post thumbnailRonald Lauder Foto: Doron Ritter Congreso Judio Mundial Wikimedia CC BY-SA 3.0
El presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald (Ron) Lauder criticó duramente al Gobierno de Israel, al advertir que las últimas políticas y leyes que ha aprobado implican una amenaza para el futuro del pueblo judío.

En un artículo de opinión publicado en el diario The New York Times, el multimillonario y activista judío enumeró una serie de eventos, entre ellos la cancelación del acuerdo para el rezo pluralista e igualitario en “Kotel Hamarabí” o Muro Occidental (conocido en el mundo gentil como el Muro de los Lamentos) de Jerusalén, las leyes estrictas de conversión al judaísmo, la reciente aprobación de la gestación subrogada que excluye a los homosexuales, la ley del Estado-Nación, el arresto de un rabino que llevó a cabo una ceremonia de matrimonio por fuera del Rabinato y las ordenanzas más rígidas para la tiendas en shabat en algunas municipalidades como ejemplos de que se está “creando la impresión de que las dimensiones igualitarias del Estado judío y democrático están siendo puestas a prueba”.

Lauder es un antiguo hombre de confianza del primer ministro, Biniamín Netanyahu, fervoroso defensor de Israel y donante del partido Republicano. Se trata del segundo artículo de opinión duramente crítico con el Gobierno israelí en lo que va del año, lo que percibe como un reflejo de la creciente división entre la Diáspora y el Estado judío.

Lauder acometió contra la polémica ley del Estado-Nación destacando que “reafirma correctamente que Israel es un Estado judío, pero también daña el sentido de igualdad y pertenencia a Israel de los ciudadanos drusos, cristianos y musulmanes”.

Lauder advirtió que la ley tendrá repercusiones a nivel internacional en tanto que el país “podría encontrarse asociado con un sistema de valores quebrado y con amigos cuestionables”.

"Como resultado, los futuros líderes de Occidente podrían volverse hostiles o indiferentes al Estado judío", escribió el empresario de cosméticos.

Lauder advirtió que estas políticas plantean la "mayor amenaza" para el futuro del pueblo judío porque como, "el Gobierno de Israel parece estar empañando el valor sagrado de la igualdad, muchos partidarios sienten que le está dando la espalda a la herencia judía, al ethos sionista y al espíritu de Israel".

"Cuando los miembros del actual Gobierno de Israel socavan sin querer la alianza entre el judaísmo y el iluminismo, pulverizan el núcleo de la existencia judía contemporánea", acusó apasionadamente el presidente del Congreso Judío Mundial.

Si bien muchas de las políticas implementadas por el Gobierno son vistas como concesiones de Netanyahu a sus socios ultraortodoxos de la coalición; Lauder puso de relieve que la mayoría de los judíos del mundo no son ortodoxos, sino más bien tradicionalistas, seculares, conservadores, reformistas o no afiliados a ninguna corriente.

Lauder argumentó que el país es rehén de los políticos ultraortodoxos, y que esto a su vez podría resultar en una falta de apoyo a Israel en los campus norteamericanos y en los pasillos del poder.

"La ortodoxia debe ser respetada, pero no podemos permitir que la política de una minoría radical aliene a millones de judíos de todo el mundo", aseveró.

"Es posible que los jóvenes judíos no consientan alinearse con un país que discrimina a los judíos no ortodoxos, las minorías no judías y la comunidad LGBT", afirmó Lauder. "Puede que ellos no luchen contra el movimiento de Boicot, Desinversión, Sanciones, es posible que ellos no apoyen a Israel en Washington y puede que no proporcionen a Israel la retaguardia estratégica que necesita".