El presidente de Israel pide al Parlamento salir del bloqueo y formar gobierno

Post thumbnailYuli Edelstein y Reuvén Rivlin Foto: GPO Amos Ben Gershom
El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, entregó este jueves el mandato al Parlamento (Knéset), que desde ahora tiene 21 días para designar a un candidato para formar Gobierno y evitar unas terceras elecciones, en un situación sin precedentes en el país.

"(Benny) Gantz es el segundo candidato que intentó y no logró formar un gobierno, después de que el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, tampoco (lo consiguiera). Esta es la primera vez en la historia del Estado de Israel que llegamos a este punto tan bajo", reprochó Rivlin en una conferencia junto al presidente del Parlamento, Yuli Edelstein.

El líder de la coalición centrista Azul y Blanco (Kajol Laván) devolvió el miércoles el mandato, tras no conseguir sacar adelante ni un gobierno de unidad con el Likud de Netanyahu, ni uno de coalición, en lo que fue un segundo intento tras la repetición de elecciones del 17 de septiembre.

"Quisiera recordarles que esta miserable situación política se produce después de una segunda vuelta de elecciones, forzada para los ciudadanos israelíes después de que la 21ª Knéset decidiera disolverse", expresó Rivlin sobre el fracaso tras los comicios de abril.

Edelstein aseguró por su parte que los ciudadanos no quieren unas terceras elecciones y consideró que no hay "desacuerdos reales" entre las formaciones, sino que los desencuentros están siendo "diplomáticos".

En este sentido, aludió a que la mayoría de los partidos que tienen representación en la cámara apoyaron la reciente decisión de Estados Unidos sobre considerar que los asentamientos judíos en Judea y Samaria (Cisjordania) no violan la ley internacional.

"Es posible formar gobierno", confió Edelstein.

Si durante este plazo, uno de los legisladores consigue las firmas de 61 diputados de los 120 que tiene la Knéset, podrá presentar su candidatura a intentar formar un Ejecutivo y contará con dos semanas para conseguirlo.

En caso de no lograrlo, Israel se verá abocado a celebrar nuevos comicios en los tres meses siguientes, lo que supondría la tercera ronda electoral en menos de un año. EFE y Aurora