El Papa en visita a los países bálticos advirtió acerca del renacimiento del antisemitismo

Post thumbnail
Como parte de la gira del Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano por los países bálticos, el Papa Francisco visitó el antiguo geto en Vilna.
El Papa advirtió contra el revisionismo histórico y cualquier renacimiento del antisemitismo que alimentó el Holocausto, cuando marcó el recuerdo de la comunidad judía de Lituania de siglos de antigüedad, que estuvo a punto de desaparecer durante la Segunda Guerra Mundial.
El Papa Francisco honró a los luchadores por la libertad en el antiguo cuartel general del KGB donde partidarios anti-soviéticos fueron detenidos y ejecutados, recorriendo solemnemente las cámaras que ahora se han convertido en un inquietante museo de atrocidades ocupacionales.
Los países bálticos declararon su independencia en 1918, pero fueron anexados a la Unión Soviética en 1940 en un acuerdo secreto con la Alemania nazi. El Vaticano y muchos países occidentales se negaron a reconocer la anexión.
A excepción de la ocupación nazi de 1941-1944, los países bálticos siguieron siendo parte de la Unión Soviética hasta su colapso a principios de los años noventa. La agenda del Papa Francisco cambió, hace unas semanas, para permitirle interiorizarse con la matanza de alrededor del 90 por ciento de los 250,000 judíos de Lituania a manos de ocupantes nazis y lituanos cómplices.
Muchos lituanos no hacen ninguna distinción entre los soviéticos que mataron a miles de lituanos y los nazis que hicieron lo mismo con los judíos. Hasta hace poco el museo de la KGB de Vilna en realidad se llamaba “Museo del Genocidio”, pero cambió su nombre por el de “Museo de las Ocupaciones y las Luchas por la Libertad” ya que se centra en las atrocidades soviéticas, no en las nazis alemanas.■