El negociador de EEUU para la paz en Oriente Medio abandonará su cargo

Post thumbnailJason Greenblatt Foto: Embajada de EE.UU. en Israel Wikimedia CC BY 2.0
El enviado especial de la Casa Blanca para Oriente Medio, Jason Greenblatt, anunció que abandonará próximamente su cargo, tras más de dos años trabajando en un plan de paz entre israelíes y palestinos que todavía no se ha presentado, a pesar de que EE.UU. asegura que ya está terminado.

"Ha sido el honor de mi vida haber trabajado en la Casa Blanca durante más de dos años y medio bajo el liderazgo del presidente Trump", dijo Greenblatt.

El propio mandatario confirmó en un tuit que Greenblatt saldrá de su Administración "para buscar trabajo en el sector privado", y dijo que echará de menos su "compromiso con Israel y con la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos".

Su partida aumenta los interrogantes sobre el futuro del plan de paz, diseñado por Greenblatt y el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, pero cuya presentación se ha retrasado indefinidamente.

"El plan ya está terminado y se publicará cuando sea apropiado", se limitó a indicar al respecto un alto funcionario estadounidense.

Lo que está claro es que la Casa Blanca no presentará su iniciativa antes de las elecciones israelíes del 17 de septiembre, tras las que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, intentará de nuevo formar Gobierno, según confirmó la semana pasada el propio Greenblatt.

Se desconoce si Greenblatt seguirá en la Casa Blanca cuando se presente finalmente ese proyecto de paz, y el alto funcionario consultado se limitó a indicar que el negociador "permanecerá en su puesto durante el próximo periodo" para ayudar con la estrategia de presentación del plan.

Una vez se vaya, le tomará el relevo Avi Berkowitz, un asesor de Kushner que le ha ayudado en el diseño del proceso de paz.

Sin embargo, no está claro que Berkowitz asuma formalmente el cargo de enviado especial para Oriente Medio, porque la Casa Blanca se limitó a señalar que ese funcionario "asumirá un papel más activo" en el equipo negociador junto con Brian Hook, el encargado de Irán en el Departamento de Estado.

Greenblatt, de 53 años, ha trabajado para Trump desde hace dos décadas, la mayoría del tiempo como asesor legal de la Organización Trump, y el mandatario le definió como "un amigo leal y un abogado fantástico".

Judío ortodoxo e hijo de refugiados húngaros, Greenblatt ha utilizado su cuenta de Twitter para promover el trabajo del equipo negociador y ha expresado sin tapujos su frustración con la postura de los palestinos, que rechazan un papel de Estados Unidos como mediador desde que Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel. EFE y Aurora