El nazismo en México: desde la resistencia contra Hitler en Chiapas hasta los cafetaleros que apoyaron al Tercer Reich

Post thumbnailAvión del escuadrón 201 mexicano que participó en la Batalla de Luzón en la Segunda Guerra Mundial
Juan Alberto Cedillo, autor del libro Los Nazis en México, publicó recientemente un interesante estudio en el que destacó algunos casos de la lucha entre seguidores y detractores del Tercer Reich en México en la Segunda Guerra Mundial.

El estudio, publicado en Enlace Judío, destaca dos casos opuestos: el de un alemán que desde Chiapas obró contra el nazismo y el de un grupo de empresarios cafetaleros alemanes asentados en México que ayudaron a esconder armas y agentes del Tercer Reich.

En el estudio, Cedillo afirmó que en la localidad de Chiapas había un empresario, dueño de una imprenta en Berlín, que utilizó para publicar materiales propagandísticos en contra de Hitler y su régimen.

Cedillo explicó que debido a sus acciones, la policía secreta alemana Gestapo, "intentó ubicarlo en la zona de Soconusco para poder capturarlo y solicitar su extradición". La Gestapo incluso llegó a solicitar al gobierno local que colaboren con los esfuerzos de búsqueda y la embajada alemana envió un documento al ayuntamiento de Tapachula solicitando ayuda para encontrar su paradero.

El autor mexicano precisó que esta historia es poco conocida y hay muy poca información sobre la misma. Sin embargo, agregó también que en México hubo otros alemanes opositores a Hitler que realizaron intensas campañas contra los nazis y que por esto fueron golpeados, amenazados y boicoteados por la propia embajada alemana que les negó permisos para importar productos alemanes.

Sin embargo, hay gran evidencia y numerosa información sobre empresarios alemanes en México, involucrados en el área cafetalera, que sirvieron para esconder a agentes del Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial, que luego cruzaron ilegalmente la frontera a Guatemala para llegar a EEUU y realizar actividades de espionaje.

Cedillos explica que "para 1930 las fincas del Soconusco formaban un emporio del café que hizo millonarios a sus propietarios, la mayoría estadounidenses, alemanes y japoneses".

Entre los casos más conocidos destaca el de la "Casa Grande", una finca cafetalera de la región del Soconusco, cercana a la frontera entre la localidad de Chiapas y Guatemala. La propiedad fue edificada en 1920 por el empresario Enrique Braun.

La casa era utilizada para esconder a agentes alemanes. Los pobladores de la zona cuentan que "Casa Grande" tiene "sótanos y pasajes secretos por donde podrían escapar los agentes en caso de ser descubiertos".