El Museo Israel: exposición en memoria de Osvaldo Romberg

Post thumbnailEl artista Romberg
Osvaldo Romberg, artista, curador y profesor de arte, falleció recientemente, solo dos días antes de que se abriera la exposición en el Museo de Israel, que ahora dedica la exposición en su memoria. Es una muestra con su obra, una exposición íntima en la que se exponen obras seleccionadas del artista, provenientes de la colección privada del museo.

Este artista israelí, de fama internacional, nació en Buenos Aires en 1938 y pasó la mayor parte de su vida en Israel. Ha presentado una muy rica lista de exposiciones internacionales en los principales museos y galerías del mundo. Romberg, también vivió y trabajó en Nueva York, Filadelfia y Brasil. El año pasado festejó sus 80 años con la muestra “La rueda de colores” expuesta en el Museo de Arte del Néguev junto con otros museos y galerías en Israel y en todo el mundo que se unieron al festejo.

Romberg tiene una historia impresionante. A fines de la década de 1950, llegó a Israel y sirvió en las Fuerzas de Defensa de Israel y en 1973 emigró y fue nombrado profesor en la Academia de Arte y Diseño de Bezalel y luego dirigió el departamento, donde expuso exposiciones individuales en museos de Israel, Europa y los Estados Unidos y representó a Israel en la Bienal de Venecia. A fines de la década de 1980, comenzó a enseñar y presentarse en los Estados Unidos y fue profesor en la Academia de Bellas Artes de Filadelfia entre 1994 y 2012. El artista se destacó en su intento de descender a la base del hecho artístico, deconstruyendo obras maestras de la historia del arte en elementos formales y teóricos así como elementos emocionales y espirituales.

Desde la década de 1980, Romberg también se dedicó a la escultura y las instalaciones. Inició y estableció varias galerías en los Estados Unidos e Israel. En 2012, fundó un centro de arte contemporáneo y cine experimental llamado "The Well" en Beer Sheva.  Ganó varios premios por sus obras, entre ellos el Premio Sandberg del Museo de Israel en Jerusalén. También fue comisario y autor de artículos teóricos sobre arte y artistas y en los últimos años dividió su tiempo entre Filadelfia, Tel Aviv y Brasil.

La curadora de arte Dalia Manor explicó en ocasión de presentar la muestra “La rueda de colores” en el Néguev que el arte de Romberg se caracteriza por el estudio de los valores del arte occidental, y especialmente el análisis colorido y formal de las obras maestras. En la década de 1970 se centró principalmente en el análisis del color de la pintura, desde el período de la cueva hasta el siglo XIX. Desde la década de 1980 también se había ocupado de importantes obras arquitectónicas de diversas maneras, desde coloridos dibujos y adornos de pared hasta instalaciones a gran escala”.

En las obras de los últimos años, volvió al tema del color y la combinación de colores y matices,  como parte de un diálogo con la pintura abstracta radical del primer cuarto del siglo XX, que redujo la pintura a formas básicas, cuadradas, verticales y horizontales, y colores básicos, negro, blanco, rojo, amarillo y azul. Los expertos en su obra explican que “Cuando llegamos a la obra de Romberg, es importante aclarar de inmediato lo que no se debe buscar: una expresión del artista mismo. Tampoco trata de temas sociales o políticos, sino más bien con una clase de idea, concepto, expresión formal más allá del funcionalismo, como tocar escalas musicales”.

Sus trabajos forman parte  de las colecciones fijas de museos importantes en todo el mundo.  En Israel hay obras suyas en las colecciones del Museo de Tel Aviv, del Museo Israel y en el de Haifa. Romberg ocupó hace varios años el puesto de consejero artístico y docente en la Universidad de Pensilvania y en la de Filadelfia y enseñó cursos teóricos de arte. También se debe destacar que tal como el mismo artista declaró, la enseñanza fue un acto muy importante para él, no menos que la misma creación, y uno de los cursos de su invención versaba sobre el tema “¿Que es una pieza maestra?”. Entre sus proyectos loables estaba el de crear un museo de reproducciones con el objetivo de revelar el mundo del arte ante los niños de todas las clases sociales.