El Ministro del Interior de Israel se dispone a deportar al fundador del BDS

Post thumbnailOmar Barghouti Foto: REUTERS/Mohamad Torokman
El ministro del Interior, Aryeh Deri, ordenó a la Autoridad de Población e Inmigración que prepare una opinión legal para la deportación de Omar Barghouti, fundador del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), un activista nacido en Qatar, de ascendencia palestina, domiciliado en Israel.

Barghouti cuenta con un permiso de residencia permanente en Israel, desde 1993, tras casarse con una mujer árabe israelí, con la que vive en la ciudad norteña de Ako (Acre).

“Tengo intenciones de actuar rápidamente para quitarle a Omar Barghouti el estatus de residencia en Israel”, apuntó Deri. “Este hombre hace de todo para dañar al país y por lo tanto no debe gozar del derecho a residir en Israel”.

La vice fiscal general, Dina Zilber, notificó a la Oficina de Deri que tiene la autoridad de revocar a Barghouti el estatus de residente, debido a una enmienda de 2018 aplicada a las leyes de residencia que indican el abuso de confianza como un delito suficiente como para que el Ministerio del Interior pueda revocar el estatus de residencia de un individuo. Según una interpretación de la ley, boicotear a Israel podría constituir una ofensa de ese tipo.

Israel le ha prohibido a Barghouti salir del país en varias oportunidades en los últimos años al negarse a renovarle los documentos de viaje otorgados a palestinos que residen en Israel pero que carecen de ciudadanía completa.

Barghouti recibió una maestría por la Universidad de Tel Aviv y actualmente está realizando un doctorado en esa alta casa de estudios. Sin embargo, al parecer, eso no le impide promover el boicot económico, cultural y académico a Israel.

Barghouti ha subrayado a Dag Hammaskorld Society de Noruega, en 2013, que se opone “a un estado judío en cualquier parte de Palestina”.

El presidente de la Lista [Árabe] Conjunta, Ayman Odeh, criticó la decisión del ministro del interior: "Solo tengo una cosa que decirle al ministro Deri: Nosotros [los israelíes árabes] no vinimos al Estado de Israel. El Estado de Israel vino a nosotros. ¿Quién eres para negar la residencia de este nativo o de cualquier otro ciudadano?”

“La denegación de la residencia o ciudadanía es un acto antidemocrático. Hoy es Barghouti, mañana será cualquier otra persona que no esté de acuerdo con el gobierno israelí, su política de ocupación y las leyes de supremacía judía. Defenderemos nuestros derechos por cualquier medio que tengamos disponible”, agregó Odeh.