El líder de Amanecer Dorado testifica tras más de cuatro años de juicio

Post thumbnailNikos Mihaloliakos Foto: REUTERS Costas Baltas
El líder y fundador del partido neonazi griego Amanecer Dorado, Nikos Mihaloliakos, testificó por primera vez en el macrojuicio que desde hace más de cuatro años intenta dilucidar si la formación es en realidad una banda criminal culpable de incluso varios asesinatos.

Nada mas comparecer Mijaloliakos se declaró inocente de los cargos de dirección y pertenencia a una banda criminal e instigador moral de asesinato y afirmó que es la primera vez que "el líder de un partido político es juzgado por acciones cometidas por un simpatizante del partido".

El negacionista del Holocausto es uno de los 68 políticos y militantes que se enfrentan a penas de entre 5 y 20 años de prisión. La investigación judicial comenzó tras el asesinato del cantante antifascista Pavlos Fyssas, en septiembre de 2013, a manos del militante neonazi Yorgos Rupakiás, quien a lo largo del proceso confesó los hechos.

El mismo Mihaloliakos reconoció poco después del suceso la "responsabilidad política", pero no la "penal", de su partido en el asesinato del joven rapero. Sin embargo, durante la audiencia cuestionó el significado de esta "responsabilidad", aseguró que fue una forma de hablar, pero que ello no significa que lo matara.

En el acta de acusación, además del asesinato de Fyssas, se incluyen el de un inmigrante paquistaní, el ataque en agosto de 2013 a un grupo de militantes del sindicato comunista PAME, así como varias agresiones a trabajadores inmigrantes y a sedes de colectivos izquierdistas y anarquistas.

A la esperada comparecencia acudieron los padres de Fyssas, acusaciones particulares y unos 100 simpatizantes de Amanecer Dorado, el mayor número de apoyos que los neonazis han reunido en los más de cuatro años de juicio. Para garantizar la seguridad durante la abarrotada audiencia (vista) hubo un escuadrón de agentes antidisturbios dentro de la sala.

En los alrededores del tribunal unas mil personas se manifestaron contra Amanecer Dorado y el fascismo portando pancartas con mensajes como "Cadena perpetua para los neonazis", "Pavlos está vivo. Aplastad a los nazis" o "Lucha contra el racismo y los fascistas".

En su mejor momento Amanecer Dorado se alzó como una alternativa a los partidos tradicionales, que los griegos veían como el origen de un sistema clientelista y altamente corrupto muy relacionado con la crisis económica y social.

El partido combinaba actividades sociales que les granjearon gran simpatía, como el reparto de comida entre los más golpeados por la crisis -aunque sólo si eran griegos-, con un fascismo nada sutil, con cánticos como "Sangre, honor, Amanecer Dorado" -una referencia a las Juventudes Hitlerianas- o concentraciones donde se alzaban brazos derechos al aire sin parar.

"No es el saludo oficial del Amanecer Dorado. Yo he saludado así algunas veces. Lo considero un saludo griego. El saludo de los comunistas era levantar el puño izquierdo, el de los nacionalistas la mano derecha levantada. Por hacer eso me consideraron "fascista" pero yo no lo soy", afirmó Mihaloliakos.

El Tribunal se ha reunido unos 400 días, ha escuchado a 350 testigos y otras tantas cientos de horas de grabaciones pero parece que por fin este año podrá llegar a una conclusión.

El proceso ha colaborado también al descalabro progresivo en la calle de la formación, que en las elecciones generales de julio salió del Parlamento por primera vez desde su irrupción con 21 diputados en 2012 al perder a más de la mitad de su electorado.

El espacio de la ultraderecha en el Parlamento lo ha ocupado ahora Solución Griega, un partido ultranacionalista que, sin embargo, no ha protagonizado episodios violentos por el momento.EFE