El jefe del ejército califica de “ignorante” la crítica de las unidades de género mixto

Post thumbnailFoto: Portavoz militar
El Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Gadi Eisenkot, tuvo que frenar la ola de controversias levantada por opiniones misóginas y fundamentalistas en contra de la integración de mujeres en los papeles de combate en el ejército, dirigiéndose en particular a los cuestionamientos del famoso Brig. Gen. (res.) Avigdor Kahalani, quien el mes pasado dijo que las mujeres soldados eran inherentemente incapaces de servir en las unidades de infantería pesada del Cuerpo Armado.
“En mi opinión, estos comentarios son inadecuados y no son característicos de las FDI”, manifestó Eizenkot a la Radio del Ejército.
Eiskenkot añadió que hay más mujeres oficiales de alto rango que actualmente sirven en las FDI que nunca antes en la historia militar de Israel.
“Hoy en día, el 87 por ciento de los puestos en las FDI están abiertos a las mujeres soldados”, dijo. “Todas estas críticas son innecesarias e ignorantes. Además, los soldados que son religiosos pueden optar por no servir en las unidades mixtas”.
Varios oficiales militares y rabinos se han manifestado para expresar sus opiniones sobre el tema en solidaridad con Kahalani.
Kahalani, un famoso comandante de la 7ª Brigada Blindada de las FDI, dijo a la emisora Galey Israel en noviembre que las unidades de tanques no eran el lugar adecuado para las mujeres.
“El papel de una mujer es ser madre, traer niños al mundo”, dijo. “Una mujer no asimila del mismo modo los traumas de la guerra”, agregó Kahalani.
Ese mismo mes, el ex general Yiftach Ron-Tal afirmó que los esfuerzos para integrar a las mujeres en las unidades de combate formaban parte de un complot de la izquierda para “debilitar” al ejército israelí.
Luego, Ron – Tal se disculpó por la naturaleza de sus observaciones tras una ola de condena por parte de miembros de la Knéset y figuras públicas.
El general Guy Hasson también se pronunció enérgicamente contra las unidades de infantería pesada de género mixto, alegando que había cuestiones fundamentales que impedían la integración de las mujeres en ciertas unidades, incluidas las necesidades físicas y sociales, así como la “imagen” (supuestamente masculinizada) del cuerpo.
Mientras tanto, varios rabinos israelíes lanzaron una campaña contra la iniciativa, diciendo que aconsejarían a soldados religiosos varones evitar órdenes relacionadas con actividades de género mixto.
A pesar de la avalancha de críticas, las FDI respaldaron sus esfuerzos de integración, diciendo en una declaración que las mujeres que desempeñan roles recientes en unidades mixtas puestas a su disposición habían “probado ser exitosas”.
Incluso antes de que el estado de Israel fuera creado en 1948, las mujeres desempeñaron un papel importante en la Haganah, la precursora del ejército del país, hoy el más poderoso de la región.
Tradicionalmente, los roles de las mujeres se habían limitado a puestos como enfermeras o operadoras de radio.
Hace apenas cuatro años, alrededor del tres por ciento de las mujeres alistadas servían en unidades de combate, en comparación con el 7% de hoy, según el ejército.
Esa cifra se espera que aumente aún más al 9,5% en 2017.