El jefe de la Armada de Irán advierte que cualquier presencia israelí en el Golfo podría “desatar una guerra”

Post thumbnailPortaaviones USS Abraham Lincoln Foto: Amanda L. Kilpatrick Wikimedia Dominio Público
El comandante de la Armada del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní, contraalmirante Alireza Tangsiri, advirtió que “cualquier presencia sionista en las aguas del Golfo Pérsico es ilegal y podría resultar en una guerra” en la región, durante una entrevista ofrecida al canal libanés Al Mayadeen.

Tangsiri, que es uno de los numerosos oficiales iraníes sancionados por Estados Unidos, afirmó que “cuando nuestros comandantes lo deseen, serán capaces de detener cualquier barco, incluso si está acompañado por fuerzas norteamericanas y británicas”.

Los comentarios del oficial iraní se suceden tras los reportes sobre una potencial participación de Israel en la misión internacional que promueve Estados Unidos para garantizar la seguridad de las naves occidentales a través del Estrecho de Ormuz, luego que Irán capturara dos petroleros, bajo el telón de fondo de la escalada de tensiones entre Washington  y Teherán.

Recientemente, el ministro de exteriores, Israel Katz, reveló en una sesión a puertas cerradas de la Comisión de Defensa y Exteriores de la Kneset (Parlamento) que Israel participa en la coalición naval dirigida por Washington que busca proteger los barcos que atraviesan el Golfo Pérsico, en el ámbito de la inteligencia y en otros aspectos no especificados. El ministro dijo a los miembros del comité que la misión es un claro interés estratégico israelí para frenar a Irán y fortalecer los lazos de Israel con los países árabes del Golfo.

En respuesta, el ministro de Defensa de Irán, Amir Hatami, declaró que la establecimiento de una flotilla liderada por Estados Unidos en el Golfo Pérsico "aumentará la inseguridad" y que cualquier participación israelí tendría "consecuencias desastrosas" para la región.