El futuro de las relaciones Grecia-Israel

Post thumbnailFoto: Facebook
George Tzogopoulos

El deterioro de las relaciones entre Israel y Turquía que comenzó a fines de 2008 llevó a los líderes israelíes a buscar alianzas alternativas en el Mediterráneo oriental. Un acercamiento con Grecia, tradicionalmente en desacuerdo con Turquía, tenía un sentido teórico pero era prácticamente difícil debido a la simpatía griega con los árabes y la causa palestina. Se requería una diplomacia cuidadosa.
Mientras que algunas discusiones sobre el asunto comenzaron en Atenas en la primavera de 2009, el punto de inflexión ocurrió en 2010. Los primeros ministros George Papandreou y Biniamín Netanyahu abrieron un nuevo capítulo en la relación bilateral al reunirse en Moscú en febrero de ese año. Dos visitas importantes pronto siguieron: una por Papandreou a Jerusalén en julio y una por Netanyahu a Atenas en agosto.
Como cuestión de principio, Papandreou estaba a favor de una política exterior griega multidimensional, y estaba interesado en la seguridad y los beneficios económicos que podrían derivarse de un acercamiento con Israel. Más importante aún, Grecia contó con el apoyo de Israel durante un período particularmente difícil e impredecible para su economía nacional. Este apoyo se jugó en Europa y Estados Unidos en varias ocasiones.
En junio de 2011, por ejemplo, The Jerusalem Post informó que Netanyahu había utilizado su reputación como líder con una buena comprensión de los asuntos económicos para alentar a los amigos de Israel a apoyar los esfuerzos de Grecia. Cuando Papandreou dimitió a fines de octubre de 2011, Netanyahu no cambió su enfoque. Al hospedar al primer ministro, Antonis Samaras, dos años después, alentó a los inversores y empresarios israelíes a que invirtieran en Grecia.
La cooperación militar también ha sido notable desde que se rompió el hielo. Entre 2010 y 2012, se llevaron a cabo no menos de 13 ejercicios militares conjuntos griego-israelíes. Según un documento publicado por el Hudson Institute, la cooperación bilateral en la zona entre Israel y Creta (una distancia de unos 1.400 km) ha permitido a los pilotos israelíes participar en simulaciones y provee el reabastecimiento aéreo necesario para cubrir una distancia igual a la que separa el país de la instalación de enriquecimiento nuclear de Natanz de Irán. Además de esto, Reuters nos informa que Israel se ha entrenado en Grecia contra el sistema antiaéreo ruso S-300.
Las relaciones entre Grecia e Israel han mejorado aún más durante la administración del partido izquierdista Syriza. A pesar de la postura de su líder y actual primer ministro Alexis Tsipras mientras estuvo en la oposición, ha demostrado ser un verdadero amigo de Israel. El embajador Arye Mekel lo califica de “impresionante y sorprendente”. El primer ministro griego no solo está interesado en cooperar estrechamente con Israel, sino que a veces apoya las posiciones israelíes en la Unión Europea. En noviembre de 2016, Grecia desafió una orden de la UE sobre el etiquetado de productos de asentamientos. Tsipras también muestra sensibilidad en la lucha contra el antisemitismo, que sigue siendo un problema en Grecia.
Ocho años después del acercamiento inicial entre Grecia e Israel, la asociación bilateral es más fuerte que nunca. Las empresas israelíes están interesadas en participar en el programa de privatización griego, y los ejercicios militares, también bajo la égida de la OTAN, se multiplican. La visita en enero de 2018 del presidente israelí Reuven Rivlin a Atenas y Salónica fue otra indicación del excelente estado de la relación bilateral.
La principal oposición griega, el partido conservador Nueva Democracia, está a la cabeza en todas las encuestas de opinión, y ciertamente continuará el camino pro-israelí de gobiernos anteriores si gana las próximas elecciones.
Extraído de BESA Center