El ex magnate convicto, Nochi Dankner, ingresó a prisión por el período de tres años

Post thumbnailCaptura de Pantalla
Nochi Dankner, quien fuera uno de los empresarios más prominentes de Israel, llegó a la prisión de Maasiyahu, para comenzar a cumplir una condena de tres años por manipulación de Mercado y fraude.
Dos meses atrás, la Corte Suprema, rechazó la apelación de Dankner, a su condena de 2016 y aceptó una apelación de la fiscalía, aumentando su tiempo de prisión de dos a tres años. A Dankner también se le ordenó pagar una multa de 800.000 shekels.
La Corte adoptó la decisión del tribunal de distrito, que determinó que Nochi Dankner, el ex accionista controlador del “IDB Holding”, realizó transacciones fraudulentas por valor de millones de dólares en un intento de influir en el precio de las acciones de la empresa, la cual venía atravesando serios problemas económicos.
Dankner, cumplirá su condena en el Ala 10 de la prisión, que se construyó especialmente antes de que el ex primer ministro Ehud Olmert, comenzara su propia sentencia y que desde entonces ha alojado a otros presos conocidos.
El ex empresario, fue condenado en el 2016 por proveer los valores necesarios para comprar acciones de IDB el día de su emisión, ese día las acciones de la empresa registraron una actividad inusualmente alta en la Bolsa de Valores de Tel Aviv. Danker, manipuló el mercado y estuvo involucrado en una adquisición masiva de acciones del Holding, junto con el experto en inversiones, Adi Yehuda Sheleg.
En el 2012 realizó una exitosa emisión de valores en las que recaudó 83 millones de dólares. La compañía recaudó 74 millones de dólares y la oferta pública produjo 9 millones de dólares en solicitudes. La adquisición de acciones tenía como objetivo mantener el valor de las acciones antes de la emisión, inmediatamente terminada la operación, las acciones comenzaron a caer en picada. En esos momentos el empresario financiaba la estaba con recursos propios y de otros inversionistas.
Este caso llevó a reformas económicas en el país, el gobierno comenzó aprobando regulaciones para aumentar la competencia en el mercado y limitó a las empresas de estilo piramidal. El control del IDB Holding y sus filiales han sido vendidos al empresario argentino, Eduardo Elsztain.