El equipo de rescate israelí halló cuerpos pero no sobrevivientes en Brasil

Post thumbnailFoto: Ministerio de Exteriores de Israel
La Embajada de Israel en Brasil anunció que “en coordinación con las autoridades locales y con el comandante brasileño de la operación de búsqueda y rescate, se dio por finalizada con éxito la misión de la delegación israelí en la fase actual del operativo”.

El comunicado indica que los comandantes brasileños elogiaron a la delegación israelí por su importante aporte profesional a la operación de rescate. Consiguientemente, la delegación israelí transferirá mañana la responsabilidad en forma ordenada al equipo de rescate brasilero y regresará a Israel.

La Embajada de Israel en Brasil felicitó a las fuerzas de rescate brasileras e israelíes por su trabajo y por “la traducción amistosa y profunda, entre los pueblos brasileño e israelí, de hechos en acciones”.

Por su parte, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, agradeció en su cuenta de Twitter a la delegación israelí: "Las valientes tropas israelíes, cedidas por el primer ministro Netanyahu concluyen hoy su misión en Brasil. Agradezco, en nombre del pueblo brasileño, al Estado de Israel por los servicios prestados en Brumadinho-MG en cooperación con nuestros guerreros de las Fuerzas Armadas y los Bomberos".

Alrededor de 130 soldados y reservistas del Frente Interno (Pikud Haoref) de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), que llegaron a Brasil para ayudar en la búsqueda y rescate de cientos de desaparecidos retornarán dentro de las próximas 48 horas, tras recuperar al menos una veintena de cuerpos. No se encontraron sobrevivientes de la catástrofe.

Un equipo de soldados, ingenieros, médicos, buceadores y efectivos de rescate arribó 60 horas después de la ruptura de la represa del complejo minero Vale, a la zona del desastre en la ciudad de Brumadinho, en el sureste de Brasil, para colaborar con los esfuerzos de búsqueda.

Israel fue el único país que envió un equipo de búsqueda y rescate.

Soldados israelíes y brasileños juntos en la ceremonia de despedida. Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores


El equipo israelí se concentró en áreas consideradas como densamente pobladas en el momento en que colapsó la represa provocando una avalancha de barro. Esto es, en un restaurante que albergaba a al menos 140 comensales, un autobús con aproximadamente 40 pasajeros, un minibús y una hostería en la zona afectada.

El equipo israelí contó con un psicólogo del ejército que ayudó a los efectivos a enfrentar las visiones dramáticas y las experiencias de la tragedia.

“Uno de los cuerpos que recuperamos resultó ser de la pareja del chofer que los llevó a la zona del desastre”, dijo el teniente coronel Sagi Baruch, al diario Yediot Aharonot. “Vimos la fotografía de ella en su vehículo y nos dimos cuenta quién era ella. Él estalló en lágrimas, y dijo que sabía desde el principio que no había sobrevivido”

Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel


Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel