El ejército sirio bombardea de nuevo una población rebelde en Idlib

Post thumbnailCascos Blancos buscan sobrevivientes entre los escombros en Idlib Foto: Cascos Blancos/medios sociales vía REUTERS
La aviación gubernamental siria ha vuelto a bombardear la población de Ariha, en la provincia de Idlib, donde ayer murieron once personas y hoy otras cinco, en medio del repunte de los ataques del Ejército contra los territorios controlados por los opositores en el noroeste de Siria.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que al menos cinco personas -incluidos dos miembros de una misma familia- perecieron por los ataques sobre zonas residenciales de Ariha, ubicada en el centro de Idlib y que ayer también fue blanco de bombardeos.

La Defensa Civil Siria, que desarrolla labores de rescate en las áreas dominadas por la oposición, denunció hoy que los aviones del Ejército han golpeado Ariha por tercer día consecutivo y han causado cuatro muertos y 18 heridos.

Además, otro civil murió en ataques de la aviación gubernamental en las afueras de Maarat al Numan, donde el pasado lunes perecieron decenas de personas en un bombardeo atribuido a Rusia por el Observatorio y la Defensa Civil Siria, conocida también como "cascos blancos".

El Observatorio, que tiene su sede en el Reino Unido pero cuenta con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, agregó que otro civil murió por el lanzamiento de un misil por parte del Ejército sobre una aldea del sur de Idlib.

Asimismo, tres personas perdieron la vida en el norte de la provincia de Hama, vecina de Idlib, por bombardeos de la aviación rusa, que interviene a favor del Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad.

Según el Observatorio, los aviones del Ejército sirio realizaron hoy medio centenar de ataques en la zona y los de Moscú, más de treinta.

Las fuerzas gubernamentales y sus aliados han incrementado considerablemente esta semana sus operaciones contra las áreas en manos de las facciones armadas opositoras en Idlib y Hama, y en menor medida en la provincia de Alepo.

Desde finales de abril, la violencia en la zona ha aumentado a pesar de un acuerdo entre Rusia y Turquía (valedora de la oposición) por el cual en octubre de 2018 se creó una zona desmilitarizada en torno a Idlib que pasa por tres provincias vecinas.

El pacto detuvo una potencial ofensiva gubernamental contra la región, que es la única de Siria que está controlada en casi su totalidad por grupos rebeldes e islamistas. EFE