El Ejército de Israel no lanzará una investigación por el caso del “Viernes Negro”

Post thumbnailFoto: Portavoz militar Wikipedia CC BY 2.0
El primero de agosto de 2014, durante la “Operación Margen Protector” en Gaza, el grupo terrorista islámico Hamás se valió de la tregua alcanzada con Israel para emboscar a una fuerza del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), asesinando al teniente Hadar Goldin, al mayor Benaya Sarel y al sargento primero Liel Gidoni.

La fuerza de Hamás capturó el cuerpo de Goldin y lo arrastró hacia un túnel. Su cuerpo permanece en poder de Hamás desde entonces.

Entonces, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzaron una intensa ofensiva para detener a los secuestradores de Goldin, de quien se pensó en un primer momento que estaba con vida. Durante la operación fueron abatidos 42 terroristas palestinos, junto con otros 72 no combatientes que el Ejército reconoce que probablemente eran civiles y cientos resultaron heridos por el fuego israelí en lo que se conoció luego como el “Viernes Negro”.

El fiscal general de Ejército de Defensa de Israel, general Sharon Afek, decidió cerrar el caso y subrayó que no lanzará ninguna investigación de tipo criminal contra los involucrados por la muerte de más de 70 palestinos no involucrados en los combates.

La decisión fue tomada después de que las FDI recolectaran y examinaran miles de documentos sobre los incidentes de aquel día, incluyendo fotografías aéreas, datos de inteligencia, y testimonios de soldados y oficiales involucrados, testimonios palestinos, operaciones logísticas, informes de organismos internacionales y palestinos, grabaciones de radio e informes sobre las investigaciones internas del Ejército sobre los eventos de aquel día.

El general Afek no halló ningún delito en la conducta de las fuerzas que operaron en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, en busca de Goldin, durante las horas que siguieron a su secuestro.

Según tres equipos de investigación distintos dirigidos por  oficiales con el grado de general de brigada, que revisaron los eventos del “Viernes Negro” en Rafah hace cuatro años, y enviaron los resultados al Fiscal General Militar, 42 terroristas palestinos fueron abatidos por las FDI. Pero otros 72 palestinos muertos aquella jornada fueron legalmente definidos como “no involucrados”, es decir no combatientes, incluyendo mujeres y niños. Otros 16 palestinos murieron en la misma zona aquel día pero las FDI no han podido determinar ni dónde ni cómo murieron.

La ofensiva israelí duró aproximadamente doce horas, durante las cuales la Fuerza Aérea lanzó decenas de ataques y la artillería disparó cerca de 250 proyectiles y los tanques aproximadamente 140.

Las FDI señalaron que no se hallaron pruebas de que las muertes de los civiles hayan sido deliberadas, aunque reconoció que no se halló suficiente evidencia de todos los casos. La mayoría de las personas que murieron fueron alcanzadas por los ataques aéreos dirigidos contra “blancos militares o combatientes de grupos terroristas”, en tanto que un número más pequeño murió por el fuego de artillería y de tanques de combate.