El Ejército de Israel cree que los terroristas que asesinaron a Rina estaban en la escena

Post thumbnailFoto: Portavoz militar
El establishment de defensa estima que los terroristas que perpetraron el ataque en el manantial Buvin, en Judea y Samaria (Cisjordania), en el que fue asesinada Rina Shnerb, de 17 años, estuvieron en el área durante el atentado y activaron desde una cierta distancia el artefacto explosivo.

Durante el ataque, resultaron heridos su padre, el rabino Eitan, de 46 años, y su hermano Dvir, de 19. Ambos fueron evacuados en helicóptero al Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén, en estado moderado y grave, respectivamente.

El aparato de seguridad está revisando la posibilidad de que la célula, que perpetró el ataque –se estima que se trata de una célula y no un “lobo solitario”-, sea una organización local que actuó por propia iniciativa o recibió instrucciones de Hamás u otro  grupo terrorista. El artefacto explosivo tenía una gran cantidad de metralla (esquirlas).

El operativo de búsqueda de los terroristas se lleva a cabo en la zona de Biniamín y Efraim en Judea y Samaria, y en esta etapa se basa principalmente en informaciones de inteligencia.

El rabino Eitan Shnerb, que resultó gravemente herido en el atentado, recordó: “Cerca del manantial había un artefacto muy poderoso. Todo se volvió negro. Miré abajo y vi que Rina ya no estaba con vida”.

Shnerb contó que le dijo a su hijo Dvir, que resultó herido de gravedad: “Saldremos fortalecidos y no caeremos en la desesperación”. El rabino destacó que antes de llegar al manantial con sus hijos telefoneó al centro de llamadas y le autorizaron el ingreso. Le dijeron que el ejército arribaría a las 11 de la mañana.

Shnerb señaló que no temía llegar al lugar, pero pensó que vería mucha más gente: “Entiendo que esto fortalece a la Tierra de Israel, no diría temor pero yo presto más atención a las cosas. Me parecía raro que no había nadie un día viernes a las 10 de la mañana. Estaba seguro de que es un lugar donde se reúne más gente”.

Miles de personas participaron en los funerales de Rina. Tamar Lebanoni, su hermana, expresó durante el entierro: “"Hemos obtenido la gracia de estar contigo durante casi 17 años, de recibir tu bondad, tu sensibilidad, y ver cómo aspirabas a avanzar. Cómo no te conformabas con respuestas pequeñas, sino que aspirabas a las grandes respuestas. La ausencia que se abrió es un gran vacío en el corazón de la nación, que habrá que llenar”.