El Ejército de Israel cancela el proyecto de ingresar mujeres en los tanques de combate

Post thumbnailMujeres tanquistas Foto: Portavoz militar
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) anunciaron que el Estado Mayor resolvió archivar el proyecto de introducir mujeres en la unidad del Cuerpo de Blindados; a pesar de que el año pasado las fuerzas armadas declararon que el programa piloto femenino en las unidades de tanques de combate era un éxito. Durante el programa piloto exitoso se había capacitado a diez mujeres tanquistas, entre ellas a cuatro comandantes, hace menos de un año.

El ex jefe del Estado Mayor, teniente general Gadi Eizenkot, resolvió que debido a consideraciones de “recursos humanos”, las FDI se focalizarán en cambio en integrar a las mujeres a las unidades mixtas de combate ya existentes, tales como el Batallón Caracal.

"Esta decisión fue tomada en base a una evaluación de la situación de las fuerzas terrestres, durante la cual quedó en claro que la próxima etapa de la prueba requeriría significativamente más efectivos y recursos para implementarla".

"Se decidió que en este momento es apropiado fortalecer la integración de las mujeres combatientes en las unidades de combate existentes, y no establecer nuevas unidades de combate", explicó un portavoz militar.

Actualmente, la mujeres israelíes sirven en diversas capacidades de combate en la infantería, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Artillería y las fuerzas especiales.

El año pasado, un número récord de mujeres fue introducido en las FDI para servir en unidades de combate, continuando con el aumento constante del número de mujeres combatientes, durante los últimos años.

La ley israelí requiere que los hombres sirvan dos años y ocho meses en el ejército al cumplir los 18 años, mientras que el servicio de las mujeres es de dos años.

El aumento del enrolamiento de mujeres en las unidades de combate es resultado tanto de los cambios en la sociedad como de la escasez de efectivos disponibles debido a la reducción del tiempo de servicio requerido para los hombres.

Las FDI han realizado una serie de modificaciones que ha permitido que más mujeres completen con éxito el entrenamiento de combate, incluyendo permitirles a las reclutas más tiempo para alcanzar los niveles físicos mínimos, la introducción de dietas más ricas en calcio para las reclutas y la modificación de ciertos equipos.