El diario de viaje de Agi y Horti a las flores silvestres

Post thumbnailAgi y Horti
La editorial Eben Hoshen publicó en estos días un libro titulado “El diario de viaje de Agi y Horti a las flores de Israel” escrito e ilustrado por Bilha Fischer, una profesora de química dedicada al desarrollo de fármacos y métodos de diagnóstico que se desempeña como Decana de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Bar-Ilán. Hace varios años, mientras viajaba por Normandía, entre los arbustos de hortensia y plantas de “Agapanthus”, se le ocurrió a esta autora e ilustradora la idea de transmitir su gran amor y admiración por las flores silvestres de la Tierra de Israel a la generación de sus nietos que entonces aún no habían nacido.


Pasar el amor a las flores silvestres significa según Bilha “ponerse al día con el lector trasmitiendo la admiración por la belleza, la estética, la simetría de las flores, mostrar la singularidad de cada flor silvestre, su entorno de crecimiento único, su estación de crecimiento, sus relaciones con la vida silvestre circundante y admirar la magia y la inteligencia de las plantas. La barra desde la raíz, los  tubérculo hasta los pétalos, desde las hojas hasta los estambres y los brotes hasta los frutos”.


Todo ello se cuenta a través del viaje de un par de flores (Agi y Horti) que vinieron de Normandía en Francia para conocer las flores silvestres de Israel. Está escrito como un diario, según los meses del año, y contiene ilustraciones espectaculares y junto a ellas notas manuscritas que indican la flor y sus características. Las ilustraciones son diversas y variadas, desde tallas de flores como Agi y Horti hasta el dibujo de brotes que se convierten en flores.

Bilha Fischer que es madre de tres hijas y abuela de tres nietos declaró: “Escribir este libro Me resultó una experiencia maravillosa en la que pasé muchas horas pintando las flores con precisión y belleza, y escribiendo las historias de los fascinantes encuentros de Agi y Horti con paisajes y sitios de Israel junto a unos personajes coloridos”

Cada capítulo tiene lugar en una diferente parte del país y se describen los paisajes que lo rodean, desde la reserva de Ierujam en el sur hasta los robles en el norte. Cada capítulo habla de un tema botánico diferente, que está explicado amistosamente por diferentes figuras humanas, tales como un inspector beduino de la Autoridad de Parques y Naturaleza, un monje greco-ortodoxo, un paracaidista y otros más. Sin duda el libro atrapará la atención de los lectores curiosos, niños, jóvenes e incluso adultos, pues ofrece un aprendizaje fascinante sobre la magia de las flores silvestres israelíes.