El Congreso Judío agradece al papa Francisco la apertura de los archivos secretos de Pío XII

Post thumbnailBasílica de San Pedro Foto: Andreas Tille Wikimedia CC BY-SA 4.0
El Congreso Mundial Judío agradeció al papa Francisco la "decisión ejemplar" de abrir los archivos relativos al pontificado de Pío XII (1939-1958), con el objetivo de aclarar las acusaciones de que el Vaticano no levantó la voz contra el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

"El Congreso Mundial Judío ha urgido al Vaticano durante mucho tiempo para que haga un movimiento de vital importancia, para clarificar las muchas preguntas y preocupaciones que han prevalecido durante décadas en relación a lo que la Santa Sede hizo o no durante la Segunda Guerra Mundial. Es crítico, por el bien de la historia, que los historiadores tengan acceso completo a estos documentos esenciales", apuntó en una carta al papa Francisco el líder del Congreso Judío, Ronald Lauder, citado en un comunicado.

"Su aceptación a hacer pública una información potencialmente sensible en relación al legado del papa Pío XII es una demostración verdadera de su dedicación al recuerdo de la Shoah, y un testamento a su compromiso a unas relaciones fuertes y abiertas entre católicos y judíos", afirmó en la misiva.

"Estoy verdaderamente agradecido de que bajo su papado los vínculos promovidos entre la Iglesia católica y los judíos en las pasadas décadas hayan continuado floreciendo y prosperando y aprecio que usted sea siempre un aliado dispuesto a dialogar con la comunidad judía", subrayó Lauder.

El papa Francisco anunció este lunes la apertura a partir de marzo de 2020 de los archivos secretos relativos al pontificado de Pío XII, un año después del ochenta aniversario de su elección como papa de la Iglesia católica.

En el pasado, diferentes asociaciones y el comité de diálogo interreligioso judío y católico "International Jewish Committe on Interreligious Consultations" habían solicitado poder conocer la documentación relativa a este pontificado existente en los Archivos Vaticanos, sobre todo después de que comenzase su proceso de beatificación.

Muchos han acusado al papa Eugenio Pacelli de no haber clamado contra los crímenes del nazismo, comenzando por la redada del gueto de Roma, el 16 de octubre de 1943, cuando a pocos metros del Vaticano, 1022 personas fueron deportadas a Auschwitz y solo volvieron 16.

El papa Francisco había dado siempre su beneplácito a la apertura de los archivos y había destacado que Pacelli en secreto salvo a muchos judíos, pero la mole de documentos de los casi 20 años de pontificado había retrasado el trabajo para su catalogación. EFE y Aurora