El ataque al supermercado kosher en Nueva Jersey fue planificado por meses

Post thumbnailExpertos del FBI Foto ilustración: Wikimedia Dominio Público
El ataque a un supermercado kosher en Nueva Jersey el pasado 10 de diciembre fue planificado durante meses y estuvo motivado por los puntos de vista antisemitas, según indicó el FBI.

Un mes después del tiroteo que culminó con la muerte de cuatro víctimas, incluido el policía Joseph Seals, las autoridades ofrecieron nuevos detalles del incidente, que también costó la vida a los atacantes David Anderson y su compañera Francine Graham al enfrentarse a la policía, así como a dos personas judías.

De acuerdo con las autoridades, existe evidencia de que los sospechosos habían planificado durante meses el ataque y que habían vigilado el supermercado en al menos dos ocasiones y que en una de ellas habían entrado al establecimiento, señalan medios locales.

Igualmente, el fiscal federal Craig Carpenito señaló que los atacantes compraron cinco armas en Ohio en marzo del 2018 y que practicaron en un campo de tiro en ese Estado en diciembre.

También que cargaron con un gran alijo de armas y explosivos en una camioneta en la que vivían y viajaban.

Agregó que también habían hecho una búsqueda de otras localidades judías en internet pero se desconoce por qué eligieron el supermercado como blanco.

"Él se refería a la comunidad judía como israelitas malvados que aman la oscuridad para cubrir su maldad. Pudimos recuperar los teléfonos de ambos y encontramos búsquedas en Google de un centro comunitario judío en Bayona" Nueva jersey, explicó el fiscal en la rueda de prensa.

Durante al menos una hora sonaron los intercambios de disparos en la comunidad de Greenville de Nueva Jersey, cerca de Nueva York, una situación que llevó al cierre de una docena de escuelas y calles y a desalojar negocios de la localidad.

Decenas de policías de siete municipios de Nueva Jersey, así como de Nueva York, el FBI y el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, respondieron al incidente.

El tiroteo culminó con la muerte del ecuatoriano Douglas Miguel Rodríguez Barzola de 49 años, y Moshe Deutsch, de 24, empleados del supermercado y Mindel Ferecz, de 31, codueña del establecimiento, quienes murieron a manos de los atacantes dentro del local.

Las autoridades mostraron una lista de artículos hallados en la camioneta que Graham conducía el día del tiroteo en el supermercado, incluida una lista de artículos tácticos, notas de cómo disparar rifles a larga distancia, un potente dispositivo explosivo y material para construir otro.

El agente Gregory W. Ehrie, a cargo de la oficina del FBI en Newark, aseguró que de haber explostado el artefacto podría haber herido y matado gente hasta cinco campos de fútbol de distancia.

Entre las cosas que hallaron además los investigadores, había una Biblia con sangre de la víctima de otro tiroteo en el que supuestamente están involucrados.

"Eso no fue más que un acto cobarde, perverso, sin sentido de antisemitismo, de odio hacia no sólo la comunidad judía sino también contra los agentes del orden. Anderson y Graham atacaron a las víctimas judías y a la policía, y ahora sabemos que planearon mayores actos contra ambas comunidades", dijo Carpenito.

Además de ser sospechosos del asesinato de un taxista el pasado 7 de diciembre, Anderson y Graham también son sospechosos de haber disparado contra un vehículo que era conducido por un hombre jasídico, incidente ocurrido cerca del aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, de acuerdo con los datos ofrecidos.

Indicaron además que la víctima en este caso no se percató sin embargo de que fue el blanco de ese ataque hasta un día después del tiroteo en el supermercado luego de que el móvil de uno de los atacantes le ubicara en el lugar el día de los disparos.

Sobre el policía Seal, casado y que tenía cinco hijos, indicaron que éste estaba en el cementerio para encontrase con un informante cuando reconoció la camioneta que había sido robada y fue a investigar, cuando resultó con un tiro en la cabeza que le costó la vida. EFE