El "Acuerdo del siglo" es un estímulo, no un plan

Post thumbnailDonald Trump Jared Kushner y Benjamín Netanyahu Foto: GPO Kobi Gideon
El plan de paz del presidente Trump debe entenderse como un impulso sistémico hacia un nuevo avance más que como un plan práctico para resolver el conflicto israelí-palestino.

En marcado contraste con la euforia mundial que asistió a los Acuerdos de Oslo de 1993, el "Acuerdo del siglo" del presidente Trump para poner fin al conflicto israelí-palestino se encontró con el escepticismo global, en parte debido a las circunstancias internacionales que prevalecieron cuando se anunció.

Tanto en Europa como en EE.UU., el orden sociopolítico familiar enfrenta desafíos formidables y una sombra de incertidumbre se cierne sobre el futuro. Las zonas de conflicto sangriento se extienden desde Afganistán hasta Ucrania, y las perspectivas para la recuperación de Siria, Irak, Yemen y Libia son limitadas para sus prolongadas guerras civiles. ¿Qué tipo de plan de paz podría terminar con el conflicto de 100 años en la pequeña tierra entre el Mar Mediterráneo y el río Jordán?

No menos importante, este escepticismo frente al Acuerdo del siglo parece estar enraizado en razones y formas de pensar que pertenecen al siglo pasado. Esa incongruencia es evidente en primer lugar en la expectativa de una paz consensuada, final y duradera. A fines del siglo XX, en la atmósfera de júbilo por "el fin de la historia" que acompañó el colapso de la Unión Soviética, parecía haber un lugar para presunciones de ese tipo. Pero con el regreso de Rusia a un papel activo de gran potencia, incluso los europeos de ojos azules parecen haberse despabilado de la ilusión del final de la historia.

La ansiedad por la seguridad inestable y el futuro incierto ha afectado a los países más estables. Sin embargo, los profetas de la paz siguen insistiendo en que si solo pensáramos positivamente, los resultados serían positivos. Y si no lo son, debe ser porque realmente no los queríamos.

El discurso israelí sobre el plan refleja un patrón similar de pensamiento anacrónico. Así, por ejemplo, los derechistas tienen problemas para aceptar el requisito de reconocer un estado palestino, mientras que la izquierda afirma que el acuerdo "no ofrece a los palestinos un estado bajo ninguna definición razonable". Pero en el siglo XXI, el cambio en la definición sociocultural de la familia también está sucediendo con la definición sociopolítica del estado. ¿Quién le puede decir a una madre soltera que ella y sus hijos no son una familia? Del mismo modo para los estados, que son un fenómeno mucho más complejo que una familia, ahora hay más de una forma de existir. Ahí radica el corazón del error: continuar pensando en términos "modernos" en medio de una realidad que en la mayoría de los sentidos prácticos es ahora posmoderna.

Aquellos que consideran que el plan de Trump es un plan de acción deben adaptar su pensamiento a la nueva era más compleja y matizada. El plan de Trump es muy importante porque marca una nueva realidad. Debe verse como un impulso sistémico hacia un nuevo avance, no como el avance en sí mismo.

Pero un discurso atrapado en los conceptos del siglo pasado se relaciona con el plan de 180 páginas como si fuera un plan para ejecutar una línea de ensamblaje. La aparición de un fenómeno complejo, mientras transita de las etapas de planificación a su ejecución, no puede controlarse por completo. Esto es algo que todo empresario sabe. No se puede convertir una pequeña tienda en una gran red comercial siguiendo de cerca un plan de negocios detallado.

Ya en 1937, en medio de la controversia sobre el plan de partición británico, David Ben-Gurion era muy consciente de estas poderosas dinámicas. Como lo expresó, "Un estado judío en parte de la tierra no es un fin sino un comienzo". El establecimiento del estado en una pequeña parte de la Tierra de Israel "serviría como un poderoso impulso para nuestros esfuerzos históricos para redimir la tierra en su totalidad".

La clave para una aplicación sabia y constructiva del plan Trump radica en la diferencia básica entre, por un lado, pensar que es moderno, mecánico y cerrado, y por el otro, pensar que está abierto a nuevas realidades. Mientras que el pensamiento moderno no ha renunciado a la creencia de que cada problema debe tener una solución; el pensamiento complejo reconoce la existencia de problemas que son fundamentalmente irresolubles. Se pueden buscar soluciones temporales siempre que no repudien una visión intemporal.

Cuando se trata de sueños nacionales y religiosos, uno no se involucra en negociaciones. Eso es tan cierto para los israelíes como para los palestinos.

El general (retirado) Gershon Hacohen es investigador principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Comandó tropas en batallas contra Egipto y Siria. Previamente, fue comandante de Cuerpo y de Colegios Militares de las FDI.

Fuente: BESA – Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos