El abandono del ejército del sur del Líbano: una falla moral y estratégica

Post thumbnailTanque israelí en una posición militar en Libano Foto: Oren1973 Wikimedia CC BY-SA 4.0
Con el abandono en mayo de 2000 del Ejército del Sur del Líbano, Israel indicó a sus aliados regionales que no es un pilar confiable. Esto influyó en la tibia respuesta de los drusos de los Altos del Golán a la oferta israelí de ciudadanía, así como en la toma de decisiones israelíes durante la guerra civil siria, con respecto a la cooperación con las milicias sirias en las aldeas cercanas a la frontera con el Golán.

Incluso después de una generación será difícil para Israel deshacer el daño estratégico causado por su abandono en mayo de 2000 del Ejército Sur del Líbano (SLA por sus siglas en inglés).

El mayor general (res.) Yitzhak Mordechai, que era jefe del Comando del Norte y ministro de Defensa, cuenta los mensajes que recibió de altos funcionarios egipcios y jordanos que vieron el abandono del SLA como un caso preocupante de una violación de la confianza israelí. Un conocido proverbio árabe dice: "Nahna ma’a al-hait al-wakif": "Estamos con el muro que se mantiene firme". El dicho expresa un código básico para la dinámica de hacer alianzas y mantenerse fiel a ellas. Es una advertencia, especialmente para los grupos minoritarios, que deben forjar lazos con aliados confiables. Como reflejo de una ansiedad existencial, el proverbio implica que la confiabilidad del aliado debe evaluarse diariamente.

Al abandonar el SLA, Israel señaló a sus aliados en la región que no es un pilar confiable. El mensaje fue recibido alto y claro por los drusos en los Altos del Golán, que hasta el día de hoy dan cuenta de su cautela hacia la oferta de ciudadanía israelí. En una manifestación reciente en Tel Aviv de los jefes de los consejos locales drusos y circasianos, el jefe del consejo de la ciudad drusa de Sajur dijo: "No podemos convertirnos en un caso de SLA". El mensaje ha resonado desde el año 2000 como una advertencia para cualquiera en la región que considere avanzar hacia la cooperación con Israel.

El pensamiento militar israelí no ha desarrollado una doctrina sobre cómo desplegar milicias aliadas en el combate más allá de las fronteras de Israel. Los países tienen áreas críticas de interés para fines defensivos fuera de sus propios límites internacionalmente reconocidos. Por ejemplo, después de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña afirmó que, con fines defensivos, su frontera estratégica estaba en el río Rin. El SLA, por su parte, tenía un papel legítimo que desempeñar en la frontera norte de Israel. Tal despliegue de poderes se remonta a la historia: fue, por ejemplo, un factor significativo en la capacidad de Bizancio para mantener su existencia durante cientos de años después de la caída de Roma.

Debido a la cambiante naturaleza de la guerra en el siglo XXI, el despliegue de tales fuerzas se ha vuelto más común. Los rusos hacen un uso sistemático de tales poderes en Ucrania, Siria y Libia, y los estadounidenses también participan en la práctica. Como una fuerza de milicia en la frontera norte de Israel, el SLA tenía un potencial estratégico aún mayor, sobre todo porque como organización formada por combatientes locales y que representaba a la mayoría de la población local, disfrutaba de una amplia legitimidad en un territorio no menor al que controlaba Hezbolá en ese entonces. El comandante del SLA, el general Antoine Lahad, enfatizó que actuó como un patriota libanés.

Las alianzas estratégicas de este tipo surgen de una convergencia de intereses. El SLA se estableció como un organismo libanés y reflejó las tendencias que surgieron en el sistema libanés. Actuó ante todo para perseguir sus propios intereses locales, es decir, los intereses de los residentes de las aldeas y ciudades cercanas a la frontera israelí. Durante la Guerra Civil Libanesa estos residentes fueron empujados al margen y sufrieron abusos generalizados a manos de las organizaciones terroristas palestinas, que se atrincheraron en el Líbano después de su expulsión de Jordania en 1970. También sufrieron el abandono del Estado libanés.

Todos los residentes del territorio (drusos, cristianos y chiítas) estaban representados en una sola fuerza organizada dentro del SLA. Esto tenía una importancia más que simbólica, ya que su actividad estaba motivada por sus propios intereses. Dicho esto, hicieron una contribución significativa a la seguridad de Israel con su presencia en el territorio y su plena cooperación con las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel].

Del tejido común de la vida y los sacrificios comunes en el campo de batalla surgió un vínculo profundo: una fraternidad entre luchadores que no debía ser desestimada. Ehud Barak, el primer ministro que dirigió la retirada de mayo de 2000, afirmó en una entrevista reciente que "la realidad con respecto al [SLA] se complicó desde el momento en que decidimos retirarnos del acuerdo con la Resolución 425 de la ONU… El Consejo de Seguridad no iba a reconocer la retirada israelí si no se hacía a la frontera internacional y si el SLA no era desmantelado".

Las decisiones estratégicas exigen una lógica fría, especialmente cuando implican dar la espalda a los aliados que han estado a tu lado durante bastante tiempo. Pero incluso si la deliberación fue esencialmente pragmática, como Barak afirma que fue, la dimensión emocional y moral no debe ser ignorada. El abandono del SLA aún no se ha resuelto suficientemente en el concepto de seguridad de Israel. El episodio tuvo ramificaciones para la toma de decisiones durante la guerra civil siria, específicamente en relación con la cooperación con las milicias sirias en las aldeas cercanas a la frontera del Golán. Lo medular del problema requiere una reconsideración del abandono del SLA, sopesando todas las consideraciones involucradas a la luz de la prueba del beneficio estratégico a largo plazo.

El trato a los refugiados del SLA en Israel, como es bien sabido por los ex comandantes de la Unidad de Enlace del Líbano, el teniente general (res.) Gabi Ashkenazi y el teniente general (res.) Benny Gantz, está lejos de ser perfectos. Israel puede y debe hacerlo mejor en este particular.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos-BESA

 




El mayor general (res.) Gershon Hacohen es investigador principal del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.