EEUU pide a Polonia revaluar el polémico proyecto de ley del Holocausto

Post thumbnailNiños sobrevivientes de Auschwitz, liberado por el Ejército Rojo en 1945 Foto: Alexxander Voronzow Wikimedia Dominio Público
Estados Unidos pidió a Polonia que revalúe el polémico proyecto de ley del Holocausto que contempla penas de cárcel por el uso del término "campos de concentración polacos", una iniciativa por la que ha protestado Israel.

"Alentamos a Polonia a revaluar la ley a la luz de su potencial impacto en el principio de la libertad de expresión y en nuestra capacidad para ser socios efectivos", indicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

Esta polémica ley ha molestado a las autoridades israelíes, que consideran, según han dicho en los últimos días, que "no ayudará a exponer la verdad histórica y puede perjudicar la libertad de investigación, así como evitar el debate sobre los mensajes históricos y el legado de la Segunda Guerra Mundial".

Estados Unidos está "preocupado" por las repercusiones de este proyecto de ley, que debe pasar todavía por el Senado polaco, en "los intereses estratégicos de Polonia y sus relaciones, incluida la de Estados Unidos e Israel".

"Las divisiones resultantes que podrían surgir entre nuestros aliados solo beneficiarían a nuestros rivales", sostuvo Nauert.

También le preocupa a Estados Unidos que esta ley "pueda minar la libertad de expresión y el discurso académico".

"Todos debemos tener cuidado de no inhibir la discusión y el comentario sobre el Holocausto. Creemos que el debate abierto, la escolaridad y la educación son los mejores medios contra el discurso inexacto e hiriente", señaló la portavoz.

Estados Unidos reconoce, no obstante, que "la historia del Holocausto es dolorosa y compleja", y asegura entender que frases como "campos de concentración polacos" son "inexactas, engañosas e hirientes.

La iniciativa polaca está especialmente enfocada a periodistas -ya que artistas y académicos no podrán ser perseguidos-, y afecta a todas las personas "independientemente de las leyes vigentes en el lugar donde se cometa el acto", según el texto.

Desde hace décadas, las autoridades polacas se esfuerzan en transmitir el mensaje de que los polacos fueron víctimas del Holocausto, no sus responsables.

Son habituales las denuncias del Gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a Auschwitz, un centro de exterminio ubicado en Polonia pero abierto y operado por los ocupantes nazis, en el que fueron asesinados más de un millón de judíos (300 mil de ellos polacos), pero también entre 70 mil y 75 mil polacos no judíos.

En Auschwitz fueron también masacrados aproximadamente 21 mil gitanos, 15 mil prisioneros de guerra soviéticos y entre 10 mil y 15 mil prisioneros de guerra de otras naciones. De los 400 Testigos de Jehová detenidos en Auschwitz 152 fueron asesinados. De entre 5 mil y 15 mil homosexuales detenidos por la Alemania nazi, un número no determinado de ellos fue enviados a Auschwitz, el 80 por ciento no sobrevivieron. EFE y Aurora