Dvorat Hatavor invita: Fiesta de miel y de seda

Post thumbnail
La granja “Dvorat Hatavor”, con su muy atractivo Centro de Visitantes, ofrece para la festividad de Shavuot interesante actividad para toda la familia y paseos especiales con  aromas de leche y  miel. Lo mas importante, de acuerdo con las instrucciones del ministerio de salud. La Granja se halla en el Moshav Shdemot Dvora, de la baja galilea, cerca del Kfar Tabor. El recorrido de Shavuot incluirá una explicación en espacio abierto sobre las abejas y la miel, una visita guiada con un apicultor por la sala de cría de seda donde se podrá observar los gusanitos de seda y las mariposas que emergerán de ellas. Los niños pintarán mariposas tridimensionales, prepararán velas de cera y recibirán un letrero con la frase “leche y miel” para colgar en su habitación.

En el centro hay también un espacio con animales de granja y cabras enanas, que pueden alimentar. Además y teniendo en cuenta la temporada se podrá recoger fresas de los árboles esparcidos por el sitio. En los días de la fiesta se podrá  viajar en un carruaje tirado por un tractor paseando hasta el establo. (Todo incluido en el precio de la entrada).



La actividad de la Granja Dvorat Hatavor en Shavuot y otros días festivos en general son parte del esfuerzo por dar a conocer la importancia y el papel de los apicultores y todos los que se ocupan de esta labor y forman parte del Consejo de la Miel. El 28 al 30 de mayo, a las 10, 12 y 14hs, con registro previo. Más datos: www.dvorat-hatavor.co.il



En resumen, los visitantes del centro podrán vivir  muchas aventuras poco comunes, durante la cual se muestra todo el quehacer rutinario de la vida moderna en lo que  respecta a la entomología (historia de los insectos).  Durante el recorrido se ejemplifica una serie de acciones cotidianas. Es importante puntualizar que es este el único lugar del país en el que se puede ver no solo la producción de la miel, sino que también el proceso de producción de la seda. Para lo cual se recorren los diferentes pabellones de las colmenas y el criadero de gusanos de seda.  Malka Ben Zeev, la dueña de esta granja, nos contó que en una lejana época en que los iraníes recurrían a la asistencia de los expertos israelíes, su marido Boaz había sido consejero en la casa real persa, justo en el eje de la antigua ruta de la  seda. La pareja recurrió a lo aprendido en esa época y fundo esta granja.

Fotos: Chiquita Levov