Dura condena de EEUU: Israel promueve la construcción de asentamientos

Post thumbnailShiloh Foto: Wikimedia
 

El Ministerio de Exteriores declaró que las 98 unidades de viviendas cuya construcción ha sido aprobada en Shiloh no constituye un nuevo asentamiento. El Ministerio explicó que serán construidas en tierras estatales dentro de una comunidad existente y que no cambiarán el plan geográfico maestro ni las fronteras municipales.

En un comunicado emitido en respuesta a la dura condena de Estados Unidos a la construcción planeada, el Ministerio reiteró el compromiso del Gobierno israelí con una solución de dos estados. El Ministerio de Exteriores afirmó que el verdadero obstáculo a la paz no son los asentamientos sino el obstinado rechazo de los palestinos a reconocer al Estado judío dentro de cualquier frontera.

Previamente, Washington había condenado duramente la decisión de avanzar la construcción de nuevas unidades de vivienda en torno a Shiloh para que sirvan a los habitantes del asentamiento ilegal de Amona, sobre el que pesa una orden de la Corte Suprema de evacuación y demolición.

En declaraciones inusualmente duras, la Casa Blanca y el Departamento de Estado condenaron la propuesta, anunciada la semana pasada, de construir 300 unidades de viviendas y de establecer una zona industrial en Cisjordania (Judea y Samaria).

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, subrayó que todas las Administraciones de EE.UU., desde 1967, se han opuesto a la actividad de asentamientos israelíes en territorios ocupados, y que la Administración Obama ha reafirmado públicamente ese punto de vista porque teme que la actividad de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este socave el objetivo de dos estados.

Earnest añadió que Estados Unidos también ha recibido garantías públicas por parte del Gobierno israelí que contradicen el anuncio sobre la construcción de asentamientos.

“Supongo, cuando estamos hablando de cómo se tratan buenos amigos entre ellos, esa es también una fuente de seria preocupación”, manifestó.

El portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, apuntó que seguir adelante con el proyecto sería "un paso más hacia la consolidación una realidad de un estado de perpetua ocupación que es fundamentalmente incompatible con el futuro de Israel como Estado judío y democrático".

"Estos movimientos sólo atraen la condena de la comunidad internacional, distancian a Israel de muchos de sus socios, y además ponen en duda el compromiso de Israel con la consecución de una paz negociada", señaló.

Toner dijo que la propuesta es "muy preocupante" porque Israel anunció la propuesta tan pronto, después de que EE.UU. acordara el mes pasado a un nuevo paquete de ayuda militar al Estado judío, de 38 mil millones de dólares por diez años. También expuso que era "descorazonador" que mientras Israel y el mundo están de luto por la muerte del ex presidente y defensor de la paz Shimon Peres, estén avanzando planes que socavarán gravemente las perspectivas de una solución de dos estados, que Peres apoyó con tanta pasión.