Emiratos Árabes Unidos permitirá la visita de turistas israelíes

Post thumbnailFoto: Pixabay
La Feria Mundial de Abu Dabi abrirá las puertas a una nueva era en el turismo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La Expo 2020 en Dubai será toda una experiencia piloto para la recepción de turistas israelíes a los EAU. A la fecha algunos israelíes se aventuran a visitar los Emiratos, pero necesitan hacerlo con pasaporte extranjero (no israelí) o con permisos especiales.

Los oficiales de la Expo 2020 en Dubai esperan recibir una masiva concurrencia proveniente de Israel y promoverán este flujo turístico luego de terminado el evento. Se comenta que la intención no es solo atraer a los turistas, si no también a los emprendedores e inversionistas del Estado hebreo.

Mohamed Khater, subdirector de desarrollo turístico en Ras Al Khaimah, expresó en una entrevista su complacencia ante la idea de que los turistas israelíes continúen visitando los EAU luego de la culminación de la Expo, que estarán "encantados de recibirlos a todos". De fuentes oficiales trascendió que las gestiones oficiales se están adelantando desde hace tiempo para lograr el tránsito normal de pasaportes israelíes por las aduanas emiratíes.

Ya las notas del Hatikva habían sonado, por primera vez, en la península arábiga, precisamente en suelo de Abu Dabi, cuando el judoka hebreo Sagi Muki se prendió la medalla de oro en el Grand Slam y en medio de repetidas visitas oficiales de funcionarios israelíes a los EAU.

Otros gestos de los Emiratos avanzan en una prometedora dirección: el año 2019 fue decretado en los EAU "Año de la Tolerancia" y ya se cuenta con un rabino jefe para atender a los judíos que viven y trabajan allí. Un complejo inter-religioso albergará una iglesia, una mezquita y una sinagoga, aunque parece que ya hay una sinagoga activa en la región. Y un dato importantísimo de un estudio del ministerio de Relaciones Exteriores de Israel da cuenta de que el 42% del público de los EAU simpatiza con la posibilidad de desarrollar vínculos con Israel.

Y no es de extrañar que este sueño se convierta en realidad. Aparte del reto planteado por el común enemigo persa, el ecosistema de innovación de Israel es altamente apreciado por los emiratíes, especialmente en las áreas tecnológicas y en la resolución de problemas comunes de agua, agricultura y medicina, entre muchas otras áreas en las que un intercambio civilizado generaría verdaderos beneficios para las sociedades involucradas.