Dos colaboradores de Netanyahu detenidos en el caso de corrupción de Bezeq

Post thumbnailUnidad Antifraude de la Policía Lahav 433 Foto: Policía de Israel Wikimedia Dominio Público
Finalizada la orden de censura impuesta sobre el caso de corrupción del gigante telefónico Bezeq, en el que podría estar implicado Biniamín Netanyahu, entre los siete detenidos hay dos colaboradores cercanos al primer ministro.

"Levantada la orden de censura. Siete arrestados en el Caso 4000. Nir Hefetz, que fue relaciones públicas de Netanyahu y aún es portavoz no oficial de la familia Netanyahu, Shlomo Filber, director general del Ministerio de Comunicaciones, jefe de oficina de Netanyahu y director de su campaña", anunciaba el periodista del diario Haaretz Anshel Pfeffer, nada más expirar la orden.

"También están arrestados el presidente de Bezeq, Shaul Elovitch, amigo cercano de los Netanyahu, junto con su mujer, hijo y dos altos ejecutivos de Bezeq", añade el reportero, que señala que Elovitch es también el dueño del portal Walla News "que dio a Sara y a Bibi (apodo para Netanyahu) una entusiasta cobertura hasta que la Policía empezó a investigar".

La directora ejecutiva del gigante telefónico, Stella Handler, y otro cargo destacado, Amikam Shorer, están entre los arrestados que permanecerán encarcelados durante cuatro o cinco días, según los casos, por orden del juez.

Según el diario Yediot Aharonot, tanto el jefe del Gobierno como su esposa, Sara, serán llamados a declarar por este caso, en el que no son aún sospechosos y que investiga un posible intercambio de favores por el que Elovitch, amigo de la pareja, habría ordenado darles una cobertura favorable en la popular web Walla a cambio de favores para su empresa de telefonía que le habrían hecho ganar millones.

Entre las ayudas que Elovitch habría recibido estaría el permiso en 2015 para la compra por Bezeq del proveedor de cable por satélite Yes (ignorando cuestiones de competencia) y concesiones relativas a la reforma del mercado de la telefonía y la apertura de su red a sus competidores, según el diario Haaretz.

Empleados de Walla han admitido que recibieron instrucciones para hacer noticias positivas de los Netanyahu.

Tanto Elovitch como Netanyahu -que ejercía el cargo de ministro de Comunicaciones además de la jefatura del gobierno cuando supuestamente se produjeron los hechos, entre 2015 y 2017- han negado todas las acusaciones.

"Otra investigación infundada bajo presión de los medios", dijo un comunicado de Netanyahu, que agregó que "la caza de brujas de los medios continúa a toda marcha".

Según informó el Canal de noticias Hadashot, los investigadores tienen la transcripción de mensajes entre Sara Netanyahu y la esposa de Elovitch, Iris, además de e-mails que demostrarían el supuesto pacto.

Las detenciones llegan días después de que la Policía recomendase a la Fiscalía acusar al jefe de Gobierno de corrupción en los conocidos como casos 1000 y 2000, por cohecho, fraude y abuso de confianza. EFE y Aurora