Desciende el racismo en los estadios de futbol israelíes

A pesar de una nueva polémica protagonizada por el grupo ultra “La Familia” del Beitar Jerusalén, que exigió cambiar el nombre del nuevo fichaje Ali Muhamad, el club jerosolimitano se posicionó el primero en “dignidad” del ranking anual que emite el New Israel Fund.
Post thumbnailFans del Beitar de Jerusalén. / Foto: Kobi Gideon (GPO)
Nuevamente, los hinchas más radicales del Beitar Jerusalén, conocidos como “La Familia” y de abierta tendencia ultraderechista y racista, protagonizaron un desagradable incidente con un nuevo fichaje: tras la firma del joven futbolista nigeriano Ali Muhamed, los ultras postearon en Facebook un comunicado alegando que, a pesar de la fe cristiana que profesa el ex jugador de Maccabi Netanya, buscarían un apodo alternativo para evitar aclamarlo en las gradas como Muhamed.

A pesar del carácter racista de algunos fans, el club jerosolimitano se posicionó el primero en “dignidad” del ranking anual que emite el New Israel Fund. Y eso que todavía en el “Teddy Stadium” retumbaron en algunos encuentros cánticos como “el club más racista del país” o “que arda vuestro pueblo” ante la visita de clubes árabes.

Una vez finalizada la temporada en la liga israelí de futbol, la ONG “New Israel Fund” certificó que en la presente competición se registró un “descenso dramático” en expresiones y cánticos racistas en los estadios. Mientras que el pasado año se registraron 54 incidentes de este tipo, en la presente constaron tan solo 19.

El Beitar Jerusalén se posicionó como el primer club en cuanto a la mejora respecto a los insultos racistas que se producen durante los encuentros, con tan solo dos denuncias recibidas, ya que en la mayoría de ocasiones gran parte del público acalló los cánticos discriminatorios. Además, el conjunto también lideró el descenso en peleas a la salida del estadio y en encendido de bengalas durante los partidos: tan solo se contaron 10 casos de esta categoría.

El nuevo propietario del club, Moshe Hogeg, junto a la gran mayoría de los aficionados, han remado conjuntamente para tratar de erradicar el famoso cántico de “el club más racista del país”. “El 99,9% de las reacciones tras el fichaje de Ali Muhamad fueron de apoyo y maravillosas”, comentó Hogeg al Canal 12. Y dejó claro: “¿Qué importa cuál sea su religión? Es un gran jugador, el resto es irrelevante”.

A su vez, en los partidos del Macabi Tel Aviv se registró una mejora significativa. Respecto a los 16 cánticos racistas contados la pasada temporada, en la presente solo se contaron 4.

Desde que se inició la publicación del ranking sobre racismo en el futbol israelí hace 16 años, por primera vez el Bnei Yehuda, club con base en el este de Tel Aviv, se posiciona como el equipo con mayores incidentes racistas. En 13 ocasiones se registraron eslóganes discriminatorios, como “sois una afición de árabes”, dirigido a sus rivales del Beitar Jerusalén, así como insultos a la salida del estadio.

No obstante, según recoge el digital Ynet, buena parte de los aficionados del Bnei Yehuda están disconformes con la actual dirección, por lo que han aumentado los cánticos racistas para que la directiva se vea obligada a afrontar sanciones económicas. Debido al incremento de dichas conductas, Bnei Yehuda y Maccabi Netanya se adhirieron a la campaña “Pateamos el racismo y la violencia de los estadios”, que reproduce videos en los campos para evitar dichas conductas.