Demandan al condado neoyorquino que vetó a niños sin vacunar del espacio público

Post thumbnailJudíos ultraortodoxos en Nueva York Foto: Lord Ice Wikimedia CC BY-SA 3.0
Un grupo de padres de niños sin vacunar demandó al condado de Rockland, a las afueras de la ciudad de Nueva York, que prohibió hace una semana a los menores sin inocular estar en los espacios públicos, en respuesta a un fuerte brote de sarampión en esa zona, según recogen medios locales.

El condado emitió una declaración de emergencia para vetar a los menores de dieciocho años sin vacunar en centros comerciales, restaurantes y otros lugares de reunión a menos que contaran con razones médicas para no ser inmunizados, ya que 161 habitantes de esta localidad de 300.000 han sido contagiados con la enfermedad.

Así, en dos demandas presentadas en la Corte Suprema del Estado en Rockland, los abogados de dos padres sin identificar alegaron que el ejecutivo local se excedió en sus poderes de una manera "arbitraria y caprichosa", indica el medio Gothamist.

De acuerdo con los letrados, la ley estatal establece que los condados pueden imponer restricciones o toques de queda en caso de "desastres, disturbios, catástrofes o emergencias públicas similares" y alegan que el brote de sarampión no es razón suficiente.

"En lugar de afrontar los problemas de salud relacionados, que se resuelven poniendo en cuarentena a la gente afectada y seres cercanos, en lugar de eso, han hecho un esfuerzo indiscriminado para castigar a la gente que tienen legítimas exenciones religiosas", afirmó uno de los abogados de la causa, Michael Sussman.

El brote ha afectado especialmente a comunidades de judíos ultraortodoxos, en las que las tasas de vacunación suelen ser inferiores.

Según testimonios recogidos por The New York Times, esto ha provocado un empeoramiento de las tensiones con la comunidad judíaultraortodoxa, con ciudadanos que han empezado a limpiar los asientos del transporte público antes de utilizarlos o cambiarse de acera cuando se cruzan por la calle con uno de ellos, fácilmente identificables por su singular atuendo y estética.

"Se han hecho esto a sí mismos", dijo al medio Erica Wingate, trabajadora de uno de los comercios de la zona, que relató haber visto cómo algunos de sus clientes huyen de la tienda cuando ven a un miembro de esta comunidad tosiendo a su lado.

"Una mujer estaba comprando algo. De repente lo dejó y dijo 'vayámonos, los judíos no se vacunan'", contó Wingate.

Estados Unidos declaró en el año 2000 que el sarampión había sido eliminado en el país, pero desde entonces ha habido diferentes brotes.

En lo que va de año, se han confirmado en EE.UU. 314 casos en 15 estados, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

En 2018 hubo en total 17 brotes, los más importantes en Nueva York y Nueva Jersey, principalmente entre miembros de comunidades judías ultraortodoxas que no habían sido vacunados. EFE