David Broza lanza la Asociación “Un Millón de Guitarras”

Post thumbnail
Para fomentar la música entre todos los niños del mundo

El famoso músico, compositor y guitarrista David Broza, muy popular en Israel y que también goza de renombre mundial, acaba de presentar un nuevo proyecto internacional, la creación de una Asociación titulada “Un Millón de Guitarras” (Millón Guitars), que tiene como objetivo principal promover y fomentar la actividad musical a través de la guitarra, entre niños y jóvenes de Israel y todo el mundo, principalmente sectores de minorías, que cuenta con menos medios para ello. El proyecto se creó junto a dos socios: Ido Segal y Arik Blend de Nueva York.

Shmulik, David y los corazones


Las guitarras diseñadas por Shmulik Budagov y el proyecto está apoyado por varias instituciones y músicos internacionales. Cuenta para ello con donaciones filantrópicas destinadas a promover el proyecto a través de un modelo educativo accesible para estudiantes de guitarra. Este proyecto es apoyado en Israel por el Conservatorio de la Fundación “Polyphony” dirigida por Mabel Abboud Ashkar, una muy activa institución de Nazaret que ya se ha involucrado en numerosos proyectos musicales de gran éxito.

Broza y Mabel Abboud Ashkar


El músico e industrial Shmulik Budagov acompaña a Broza desde hace muchos años construyendo guitarras según las necesidades y exigencias del compositor. Para este proyecto diseñó una guitarra adaptada para niños, más liviana y con decoraciones más atractivas y con un acabado que permitirá su uso durante mucho tiempo. El diseño único de la guitarra incluye por ejemplo el agujero en forma de corazón para la caja de resonancia y un sello único con el eslogan: “One Million Guitars”. En este momento se están proporcionando 50 guitarras a las aulas y escuelas en áreas desfavorecidas. Pero en tres años serán 1500 y así hasta llegar a un millón. Es decir, permitir que un millón de niños puedan tocar la guitarra. La idea es que las guitarras se usan en las escuelas, pero tras completar dos años completos de estudio y mostrar la persistencia en la música los niños reciben la guitarra para siempre.

Broza explicó al presentar este loable proyecto que la idea se le ocurrió en ocasión de sus giras por el mundo en las que le tocó encontrarse con niños hijos de refugiados y habitantes de barrios necesitados. Entendió que, al darle acceso al estudio de la guitarra, no solo acerca los niños a la música que es una ventana a la cultura, sino que los extrae de ambientes familiares conflictivos y también se los aleja un poco de los juegos tecnológicos. Porque según Broza un niño que toca por primera vez un instrumento musical, queda seducido. El acceso fácil a la guitarra, acompañado de una buena instrucción ofrecida precisamente por el nuevo modelo educativo para el cual se están instruyendo más maestros, será sin duda de gran éxito.  Para este proyecto se están buscando más benefactores. Otro proyecto pendiente: la venta de 2 guitarras a precio de una, y destinar el dinero de ello a beneficio del proyecto. Además, se crea un club de amigos.