Cuando se Cierran Puertas, se Abren Ventanas

Post thumbnailFoto: Unsplash/ Fanny Rascle
Estamos viviendo una película que no sabemos el final pero que nos trae
desafíos y cambios constantes, nos pone a prueba en cada decisión y nos hace atravesar emociones sumamente cambiantes.

Época de Coronavirus que nos obliga a encerrarnos, a aislarnos, a modificar
nuestra rutina habitual y nos hace preguntarnos ¿Qué necesitamos aprender?
¿Qué deberíamos ver que no estamos viendo? Algunas respuestas a esas preguntas:

1. VALORAR todo lo que PODEMOS y tenemos cuando parece que no
tenemos nada: Frenar actividades, no poder salir de casa o consumir todo
lo que quisiéramos, nos abre espacio para ver todo lo que podemos hacer
y todo lo que podemos prescindir. Valorar las pequeñas cosas que en la
diaria pasan desapercibidas o son postergadas.

2. La RESPONSABILIDAD en 2 sentidos: Por un lado dejar de repetirnos
frases como “¿Te pensás que porque yo haga esto, el mundo va a
cambiar?” Si, va a cambiar!! #QuedateEnCasa

Y por otro lado la responsabilidad que tenemos sobre lo que nos pasa y
lo que vivimos. Cuando parece que nada podemos hacer, aún SI
podemos elegir como vivir lo que nos pone la vida. Los días de encierro
van a avanzar y queda en nosotros vivirlos enojados y angustiados o con
alegría y positivismo.

3. La FLEXIBILIDAD que debemos ejercitar: Nuestras planificaciones
cambiaron y se pone en juego nuestra capacidad de adaptación y nuestra
actitud frente a los cambios.

4. La CREATIVIDAD: buscar nuevas cosas para hacer o nuevas formas de
hacer lo mismo. Es una oportunidad para revisar hábitos y modificarlos o
elegirlos nuevamente.

5. La COLABORACIÓN que precisamos tener: entre países, entre
gobiernos, personas, aerolíneas, etc. Sí no nos ayudamos desde donde
estamos y como podemos, estamos solos y somos mas débiles que
unidos.

La cuarentena y el aislamiento nos dan la oportunidad de conectarnos desde
otro lado con nuestros vínculos más cercanos, de reconectar con contactos
abandonados, de conocer nuevas personas y sobre todo de conectarnos con
nosotros mismos. El silencio con el afuera nos permite escuchar que pasa
adentro y eso es aprendizaje.

Fijate que sentís, aceptá tus emociones, transitalas y elegí como vas a vivir los
días que quedan por delante. No sabemos cuantos son así que no cuentes los
días. Es un momento para vos, para poner lo mejor que podes y no tomar el
Coronavirus como excusa para postergar y abandonar. Esto va a pasar y sería
bueno que no te agarre desprevenido. Aprovechá tu tiempo.

Estás en tu casa, estás con vos y no estás sólo!

[email protected]

@micaela.mentoring