Coronavirus y Medio Oriente

Post thumbnailFoto: REUTERS/Amir Cohen
La crisis del coronavirus ha expuesto las nociones árabes e islámicas de fraternidad, compromiso mutuo y solidaridad como huecas consignas retóricas. Cada país de la región se centra por completo en sus propios esfuerzos para sobrevivir económica, social y políticamente a medida que la pandemia continúa causando estragos.

Según las estadísticas oficiales, el flagelo del coronavirus ha perdonado gran parte de Medio Oriente en términos de mortalidad (aunque no de prevalencia). Israel ha visto 279 muertes, mientras que Egipto, el miembro más afectado de la Liga Árabe, ha tenido 735 muertes. En contraste, según las estadísticas oficiales, Turquía ha tenido 4.308 muertes e Irán 7.359, tasas de mortalidad mucho más altas que sus contrapartes del Medio Oriente.

Las razones de la baja tasa de mortalidad por coronavirus en el Medio Oriente, en comparación con Europa, van desde la exigencia de medidas preventivas tempranas (Israel); campañas de pruebas masivas (Bahrein, Qatar, EAU); la influencia de un clima desértico; algo de la inmunidad de la población que quedó de la epidemia MERS 2012-15, que atacó casi exclusivamente en Medio Oriente; el nivel relativamente bajo de turismo internacional en muchos de estos Estados, y la falta de divulgación oficial, no muy diferente de otros regímenes autoritarios y dictatoriales en todo el mundo.

Cualesquiera que sean las razones, el daño colateral de la pandemia será extremadamente significativo para el Medio Oriente, más allá de las implicaciones médicas directas.

El daño económico derivado de la caída global en el consumo de energía causada por la pandemia provocó una fuerte caída en los precios del petróleo. Este factor, combinado con la flagrante competencia ruso-saudita en los mercados petroleros, ha afectado gravemente las economías de los países árabes productores de petróleo en toda la región. Además, la sobreproducción saudita, más allá de las necesidades del mercado, ha causado tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita.

Los países que dependen en gran medida del turismo (Egipto, Turquía, Túnez, Marruecos, Jordania y, en menor medida, Israel) han sufrido severamente la detención total de los visitantes.

La credibilidad de los gobiernos en toda la región ha sido cuestionada debido a cifras oficiales sospechosamente bajas sobre víctimas de coronavirus. Esta renovación de la falta de confianza en el liderazgo se produce en una era de malestar crónico en las relaciones entre los gobiernos y las poblaciones de la zona, como se manifiestó en la agitación política de la "Primavera Árabe". El efecto adicional de esta nueva fuente de fricción tiene un potencial significativo para la desestabilización.

El Líbano ha experimentado profundos disturbios económicos y civiles durante el año pasado. El desempleo superó el 40%, los bancos y otras instituciones financieras fueron invadidas por manifestantes, y existe una expectativa general de una toma del poder por Hezbolá.

Irak está sumido en una crisis política y no ha podido formar un gobierno durante más de un año.

La lira turca ha vuelto a caer a un tipo de cambio bajo de $1 por TYR 7,03 y €1 por TYR 7,68, lo que refleja una falta de confianza en el liderazgo económico del presidente Erdogan. La industria turística de Turquía, una de las piedras angulares de su economía, sufre una congelación total sin ningún alivio previsible. Es casi seguro que los problemas económicos de Turquía tendrán una influencia significativa en su intervención en Siria y Libia. La popularidad de Erdogan está en fuerte declive y su control de las libertades políticas se está endureciendo.

Preguntas importantes deben ser consideradas. ¿Cómo influirá la crisis del coronavirus en el impacto en los negocios de Irán con Medio Oriente? Hasta ahora, no se ha detectado un alivio de la intervención iraní en Yemen, Siria, Irak o Líbano. ¿Cuáles son las implicaciones de la crisis para la estabilidad de los gobiernos del Medio Oriente (incluido el de Irán)? ¿Cómo se verá influida la posición geopolítica de Israel en la región por el aumento relativo de la importancia de los desafíos económicos sobre los políticos? ¿La caída de los precios del petróleo afectará la capacidad de Rusia de intervenir tan masivamente en Siria?

El tema de Palestina ha sido dejado de lado por el coronavirus, y cada vez más personas, principalmente en las redes sociales, dicen abiertamente que ya no les importa la "causa palestina". El hashtag árabe "Palestina no es mi problema" se ha extendido por todas las redes sociales, aunque muchos se oponen.

Se cree que el hombre iraní en la calle piensa que este no es el momento para el cambio de régimen. El régimen islamista, acusado de haber descuidado el coronavirus durante su primera fase, está tratando de aliviar el sufrimiento de las personas al proporcionar alimentos y atención médica gratuitos. Por odiado y desacreditado que sea, se lo ve mejor que un estado de abrumador caos en el que cientos de miles estén infectados por el virus, miles hayan perdido la vida y millones hayan perdido sus empleos. En este momento, la mayoría de los iraníes sienten que la revolución puede esperar.

El fenómeno más destacado en el Medio Oriente desde la erupción de la pandemia es que cada uno de los Estados en la región se encuentra solo en su lucha contra el virus y sus ramificaciones. Nadie habla de una fraternidad, compromiso o solidaridad árabe, y menos islámica, ideas que se han revelado una vez más como consignas retóricas huecas. Cada país se concentra en sus propios problemas mientras intenta sobrevivir económica, social y políticamente. Incluso Israel ha perdido su condición de elemento unificador.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos-BESA




Col. (res.) Dr. Dan Gottlieb se graduó de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de la facultad de Derecho de la Universidad Bar-Ilan. Sirvió cuatro rondas de servicio en diferentes partes de África y es una autoridad líder en temas africanos dentro de la Asociación Médica de Israel.

El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió durante 25 años en Inteligencia Militar de las FDI, especializada en Siria, discurso político árabe, medios de comunicación árabes, grupos islámicos y árabes israelíes, y es experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.