Coronavirus y la campaña contra Irán

Post thumbnailEl presidente de Irán, Hassan Rouhani habla en una conferencia sobre el coronavirus. Foto: Reuters/Oficina de Presidencia de Irán.
¿Conducirá la pandemia de COVID-19 en Irán a un cambio de régimen o un cambio en la política nuclear de Teherán?

Se han escrito varias evaluaciones sobre la situación económica de Irán luego de las severas sanciones que se le han impuesto, algunas de las cuales reflejan dudas sobre su efectividad. Después de casi dos décadas de sanciones cada vez más severas (excepto el período entre 2015 y 2018), la extraordinaria capacidad de recuperación del régimen iraní casi se puede admirar. En el pasado, cada vez que se predijo que el régimen no lograría capear una catástrofe el fénix iraní se ha levantado de las cenizas.

En noviembre de 2019, por ejemplo, la desesperada situación económica del país sacó a millones a las calles en protesta y estas manifestaciones fueron brutalmente reprimidas. Una vez más los expertos vieron estas protestas como una amenaza para la supervivencia del régimen iraní. El cambio fundamental en la disidencia pública de noviembre de 2019 fue culpar al gobierno de los problemas del pueblo en lugar del régimen de sanciones de Estados Unidos. La frustración de las masas se reflejó en las elecciones a Majles (Asamblea Consultiva Islámica) en febrero de 2020, con una tasa de participación nacional que cayó al 42% (¡y en Teherán al 22%!), la participación electoral más baja desde la revolución islámica en 1979.

Esta crisis de confianza sin precedentes entre el público iraní y el liderazgo se amplificó por el derribo del avión de pasajeros ucraniano. Una vez más se vio que el liderazgo iraní estaba mintiendo a la gente. La brecha entre el pueblo y el régimen se intensificó después del asesinato por Estados Unidos del general Soleimani, uno de los altos funcionarios del régimen (un evento de importancia estratégica), así como la imposición de nuevas sanciones.

Luego vino el brote del coronavirus que ha afectado gravemente la sociedad, la economía y el régimen iraníes. La crisis de COVID-19 ha dejado en claro, por primera vez, el vínculo entre la dura realidad económica, en la que no hay una infraestructura adecuada en el país, y la amenaza existencial para el ciudadano.

El número de casos reportados de coronavirus en Irán es de 21.368 y el número de muertes es de al menos 1700 (a fines de marzo), y podría ser mucho mayor. El ciudadano iraní ha estado expuesto a la impotencia e incapacidad del régimen en la gestión de la crisis y a su continua propaganda de mentiras, una piedra angular de la conducta del régimen iraní. La confianza es un componente clave en la gestión de crisis como esta.

Una mirada al interior del sistema de salud iraní revela que los médicos le dicen al público que no hay nada que puedan hacer porque no tienen la infraestructura preventiva básica para combatir la enfermedad, y muchos de ellos [los médicos] se están infectando.

Como si eso no fuera suficiente, en los últimos días otro tipo de plaga ha golpeado Irán. Enormes enjambres de langostas han aniquilado la agricultura en el sur del país. Este desarrollo solo ha aumentado la sensación de impotencia de los ciudadanos y del régimen.

El país también ha sufrido recientemente golpes económicos. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) sobre lavado de dinero y financiamiento del terrorismo anunció en su conferencia en París (19 al 21 de febrero) que había agregado Irán a la lista negra de la organización (que hasta ahora solo Corea del Norte ha "protagonizado").

La medida se produjo después de años de discusiones entre la organización e Irán, durante las cuales este último se negó a aprobar una legislación que adopte leyes internacionales sobre el financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero. La implicación de tal declaración ha sido el posterior cierre de las instituciones financieras internacionales a las empresas y empresarios iraníes.

El régimen iraní, que se ha enfrentado a una presión económica cada vez mayor a la luz de las sanciones y, como resultado, una creciente protesta y enojo entre una porción significativa del público iraní, ahora enfrenta un tipo diferente de amenaza; uno con el que, al menos en esta etapa, el régimen parece estar teniendo dificultades.

Su respuesta inicial al brote del coronavirus fue engreimiento y arrogancia. Cuando el gobierno se dio cuenta del alcance de la epidemia en China mintió al público diciendo que había detenido todos los vuelos a ese país, cuando en realidad los vuelos operaban como siempre. Fue solo en una etapa muy tardía que el régimen comenzó a promulgar medidas preventivas, pero no antes de que el virus se propagara a sus aliados, Líbano e Irak.

En este punto, el régimen comenzó a tomar una serie de medidas que, desde afuera, parecían una respuesta al virus, pero que también podían interpretarse como una preocupación genuina por la reacción del público y un deseo de protegerse. El gobierno ordenó la prohibición de las oraciones en masa, el cierre de mezquitas particularmente importantes en la ciudad de Qom y en todo Irán, y la prohibición de movimiento entre ciudades. Ya se había dado la orden de que los militares y la Guardia Revolucionaria formaran un componente importante de la lucha contra el coronavirus, y unos 85.000 prisioneros criminales y de seguridad fueron liberados de la cárcel.

No se tomó la decisión crítica de ordenar un encierro total frente a la furiosa pandemia, ya que tal movimiento habría causado que la economía iraní colapsara por completo y hubiera tenido consecuencias devastadoras para el régimen.

El régimen iraní entiende que bajo fuertes sanciones y aislamiento internacional será difícil, si no imposible, combatir la pandemia de COVID-19. Es por eso que el ministro de Relaciones Exteriores, Zarif, hizo un dramático llamamiento a la comunidad internacional, diciendo: “Insto al organismo mundial y a los Estados miembros a ignorar las inhumanas sanciones de Estados Unidos contra mi país. E insisto en que sean levantadas. A medida que COVID-19 devasta Irán, debemos reconocer que los virus no discriminan. Para luchar contra ellos, no deberían hacerlo los humanos".

En una carta al Secretario General de la ONU agregó, entre otras cosas, "El castigo colectivo general del gobierno de Estados Unidos contra el pueblo iraní, incluso privándolo del comercio humanitario, en contravención de los reiterados eslóganes en sentido contrario, es claro. Lo que hasta ahora y, desafortunadamente, ha sido menos claro para la comunidad internacional es cómo el terrorismo económico de Estados Unidos está minando específica y directamente nuestros esfuerzos para combatir la epidemia de COVID-19 en Irán".

Estas llamadas de los iraníes tienen como objetivo mostrar que son perseverantes y que incluso la crisis del coronavirus no los derribará. Por un lado, están tratando de abrir una brecha entre la comunidad internacional y Estados Unidos y jugar la carta humanitaria, y por otro, están intensificando sus ataques contra objetivos estadounidenses a través de sus protegidos, las milicias de Hezbolá en Irak.

Vale la pena examinar el comportamiento estadounidense frente a estos movimientos iraníes. En vísperas del estallido de la epidemia del coronavirus, el gobierno de Estados Unidos decidió aumentar significativamente las sanciones y la presión económica sobre Irán. Los funcionarios del gobierno y el presidente Trump han seguido aplicando la "máxima presión" sobre Irán, así como sobre el Líbano e Irak.

Pero hoy, lo que más preocupa al gobierno de Estados Unidos es la crisis de COVID-19 y no está claro cuánta atención está prestando a la emergente realidad en Irán. Los estadounidenses no quieren que el coronavirus se salga de control en Irán y represente una amenaza biológica para el Medio Oriente, pero, por otro lado, es precisamente la pandemia del coronavirus la que sirve al interés estadounidense, ya que profundiza los aspectos socioeconómicos de Irán y la crisis política. La decisión de Estados Unidos en este momento no ha sido aliviar las sanciones. A pesar del coronavirus, incluso la semana pasada impuso sanciones adicionales a varias compañías iraníes.

Al mismo tiempo, sin embargo, el Departamento de Estado declaró que “Estados Unidos está con el pueblo de Irán durante la crisis de salud pública causada por el brote del nuevo coronavirus. El gobierno de Estados Unidos está preparado para ayudar al pueblo iraní". La declaración agregó: “Las personas interesadas en brindar apoyo al pueblo iraní deben tener en cuenta que ciertas donaciones a Irán destinadas a aliviar el sufrimiento humano, incluida la donación de medicamentos, están exentas de las sanciones estadounidenses. Además, Estados Unidos mantiene amplias excepciones y autorizaciones a sus sanciones para la exportación comercial de alimentos, medicamentos, dispositivos médicos y productos agrícolas a Irán". Los estadounidenses también aprobaron el establecimiento de un canal entre Suiza e Irán a través del cual se transferirán medicamentos y equipos agrícolas.

Los iraníes rechazaron la oferta estadounidense de asistencia. El líder supremo de Irán incluso argumentó que puede haber algo de verdad en la teoría de que Estados Unidos está detrás de la propagación del virus en el mundo. "No sé cuán real es esta acusación, pero cuando existe, ¿quién en su sano juicio confiaría en que les traigan medicamentos?" Jamenei agregó. "Posiblemente, su medicamento es una forma de propagar más el virus".

¿La crisis del coronavirus está llevando al sistema internacional e Irán a un punto de inflexión? Es muy difícil predecir algo en estos tiempos inciertos, pero se pueden hacer algunas suposiciones de trabajo que apuntan a la posibilidad de que realmente estemos al comienzo de una nueva realidad.

Cuatro elementos clave influyen en la toma de decisiones en Irán. En primer lugar, la carga económica a la que se enfrenta está alcanzando nuevos niveles. Las sanciones a altos funcionarios, la decisión de India de dejar de obtener petróleo de Irán, la dramática caída de los precios mundiales del petróleo (una crítica fuente de ingresos para Irán) y los costos de la guerra contra el coronavirus han colocado a la economía iraní en la peor posición. Realidades que son conocidas desde el comienzo de la campaña económica contra Irán.

En segundo lugar, los países satélites de Irán, la empresa insignia de Soleimani, se están derrumbando gradualmente. Irak y el Líbano se encuentran en una crisis económica sin precedentes, por la cual sus públicos culpan a Irán y Hezbolá, Irán no tiene dinero para continuar manteniendo estos satélites, y el coronavirus está rampante en estos países, en parte como resultado de la fallida política iraní y la "exportación del virus".

En tercer lugar, por primera vez en la campaña contra Irán los altos funcionarios del régimen (así como algunos miembros del liderazgo de Hezbolá) enfrentan una amenaza existencial. El coronavirus amenaza principalmente a los líderes de la revolución (que están en el grupo de mayor riesgo debido a su edad). Además, a medida que la epidemia continúa y causa daño al pueblo iraní se puede suponer que el control del régimen sobre las fuerzas violentas que opera disminuirá. Esto tiene claras implicaciones para la supervivencia del régimen iraní. El liderazgo comprende que donde han fallado las sanciones y las manifestaciones contra el régimen el coronavirus puede eventualmente tener éxito.

En cuarto lugar, es evidente para los líderes iraníes que incluso si se encuentra una solución al coronavirus la división entre el pueblo y el régimen se habrá exacerbado en gran medida y el alcance de la catástrofe y la impotencia del régimen se habrán expuesto. Por lo tanto, se puede evaluar que todos estos elementos están enfrentando a los tomadores de decisiones en Irán y ciertamente están "presionando" hacia el logro de un acuerdo con Estados Unidos y el mundo.

En cuanto a los estadounidenses, aunque su país está completamente inmerso en la gestión de la crisis del COVID-19 en su territorio, su conducta frente a los iraníes durante este período podría ser decisiva. Paradójicamente, la crisis del coronavirus sirve a los intereses estadounidenses en Irán, ya que ha asestado un golpe casi letal a las capacidades económicas y cívicas del régimen y ha llevado la confianza del público en el régimen a un mínimo histórico. En tal realidad, debería estar claro para los estadounidenses que podría surgir un escenario en el que los esfuerzos para erradicar el virus creen las condiciones adecuadas para las negociaciones entre el régimen iraní y Estados Unidos.

Para el presidente Trump, que se encuentra en medio de la gestión de una crisis pero también en un año electoral, esta podría ser una oportunidad perfecta para lograr tres cosas: un nuevo acuerdo nuclear con Irán (que incluya, tal vez, un Premio Nobel…); la aceleración de los mercados financieros en Estados Unidos y el mundo, y una importante posición de fortaleza en la campaña por otros cuatro años de servicio como presidente.

Sin embargo, incluso bajo el supuesto de que ambas partes están actualmente muy interesadas en llegar a un acuerdo, esto no necesariamente los llevará por este camino, ya que la cuestión del "honor" está por encima de todo lo demás. En la realidad de "¿quién parpadeará primero?" se puede anticipar, según la experiencia pasada, que a medida que se intensifique la desesperación iraní empujará al régimen, por falta de opciones, a tratar de llegar a un nuevo acuerdo con los estadounidenses. De lo contrario, el coronavirus y sus consecuencias podrían poner fin al régimen, para quien está claro que sin el levantamiento de las sanciones y la ayuda internacional es posible que no sobrevivan. Sin embargo, antes que nada, pueden tratar de arrastrar a los estadounidenses y el Medio Oriente a conflictos violentos, que en su opinión son la ruta final, pero al mismo tiempo explicar dentro de Irán que tal acuerdo, si lo hay, proviene de una posición de poder y es el resultado de una fuerza divina (el coronavirus).

Fuente: Instituto Jerusalén para Estrategia y Seguridad