Chocolates “De Karina”, dulce experiencia estival

Post thumbnailKarina y Guiora
En el kibutz Ein Zivan hay una importante atracción culinaria y cultural, “De Karina” una chocolatería muy singular cuyo amplio local se convirtió en un muy atractivo Centro de Visitantes (y que aún continua ampliando su superficie y actividades)  que ofrece varias actividades dulces. Es sin duda un refugio ideal para el calor del verano, un lugar dulce y agradable que deja un sabor maravilloso en la boca y recuerdos dulces para la vida.

Nuevas trufas y pralinés


Los dueños son Karina y Guiora Chaplinsky que llegaron hace unos 10 años de Argentina, porteños, tercera generación de chocolateros. Karina es una experta en chocolate y en su local aún utilizan los métodos tradicionales de mano de obra manual lo cual convierte al negocio en una verdadera boutique. Desde que llegaron a Israel se hallan instalados en el Golán, atraídos por el paisaje rural y el entorno que les pareció el más adecuado para educar a los  hijos.

Es un centro que ofrece además de los más exquisitos bombones y chocolates del país, muchas actividades para toda la familia. En estos días a las anteriores se han agregado otras muy atractivas. Entre las experiencias que se pueden vivir, está la visita guiada por “El mundo del Chocolate” para toda la familia, que es un fascinante viaje al mundo del cacao y sus orígenes, pasando por la historia,  la cultura y la industria chocolatera.

Taller de chocolate


Con un film muy completo que también ilustra sobre Karina y su familia chocolatera.  La actividad incluye una visita a la fábrica para conocer las técnicas de producción del chocolate artesanal. Se pasa también por la salas de degustación en la que se  disfruta de deliciosos bocados preparados a mano por Karina y al final cada visitante recibe un regalo dulce personal.

Planta de producción


Otra actividad muy destacable es el taller creativo, destinado a los grandes y también a los más pequeños. Los talleres de verano son tres:

Nuevos helados


“Choco-Chef” para niños que comienza tras el recorrido mágico por la planta de producción. Cada niño recibe un Kit o paquete personal con patrones y formas de relleno, chocolate derretido y adiciones para decorar.

“Tiempo de chocolate” para toda la familia, con un kit con moldes, chocolate, siropes de sabores únicos y adiciones.

La tienda


Taller VIP “Truffles Master Class” es un taller especial destinado a grupos de gerentes, empleados, amigos o familiares que quieran disfrutar juntos una experiencia única y dulce. Se lleva a cabo en la sala VIP con delantal profesional y materias primas muy seleccionadas, con lo que se aprende a preparar trufas y pralinés, todo acompañado por un experto que explica cada paso.

Kit del taller


La dulce “obra” resultante en todos los talleres se  puede comer o llevar a casa.  Mientras los niños disfrutan creando los padres también están ocupados en la cafetería del centro y la tienda en la que se ofrecen una selección de bombones exclusivos, bebidas de chocolate, submarinos, etc. y también varios postres.

En estos días a todas estas dulces ofertas se ha agregado el delicioso helado preparado con chocolate verdadero.  También se  ha lanzado una nueva línea de Pralinés y Trufas que vienen en hermosas y elegantes cajas. Todo Kasher.

Karina embajadora del chocolate israelí en Argentina


Karina cuenta sobre su viaje


La Agencia Judía ha enviado dos veces a la chocolatera Karina Chaplinsky, a visitar las comunidades judías de diferentes ciudades de su país de origen, para ayudar a conectarlas a Israel, convirtiéndola así en la “embajadora más dulce” a través del océano. Karina es una “Olá” que llegó de Argentina hace un decenio y con su marido Guiora crearon el gran Centro de Visitantes y planta chocolatera “De Karina” en Ein Zivan.

Con los nuevos productos


Durante la visita, Karina dio conferencias sobre la historia de su vida, la inmigración a Israel, el establecimiento de la fábrica de chocolate y el centro de visitantes “De Karina” en Ein Zivan con sus variados talleres. La gira comenzó en Buenos Aires y continuó por otras ciudades. Durante su visita a la ciudad de Salta y a su pequeña comunidad judía, los miembros de la misma dijeron que la reunión con Karina despertó gran entusiasmo.

Las reuniones en general fueron muy exitosas y más aún los talleres de chocolate que ofreció a miembros de la colectividad. A su regreso a Israel, Karina nos dijo que estas giras fueron muy importantes para ella misma, sintió un sentido de misión y responsabilidad. “Las comunidades judías están sedientas de esta conexión y, a través del chocolate, todo funciona más fácilmente”. Agregó: “Para mí, representar al Estado de Israel en nombre de la Agencia Judía, es una idea increíble, que contribuye a mí personalmente y a los miembros de las comunidades en las ciudades que visité”.