Centro Einav: “Contact”  sobre el amor y la separación

Post thumbnail
Se estrenó en el Centro Einav la pieza “Contact” escrita y dirigida por Roni Pinkovich, que además actúa como actor con otros 6 participantes, juntos muestran en escena dos fenómenos de la vida: la experiencia de enamorarse y la agonía de la separación.

Roni Pinkovich


Siete personajes que el destino enlaza,  buscan significado para el amor que aparece y desaparece de sus vidas. Una bailarina cuya pareja la deja sorpresivamente se encuentra con un amor de su pasado, una psicóloga convence a su depresiva hija de que vuelva a bailar, la hija que se enamora de un chico que conoció en un baile, y es el joven que se despidió de la bailarina, y un hombre mayor cuyo único amor es su terapeuta filipina.

Tal como lo presenta su director: “Son siete figuras que viven y bailan la danza del amor y la separación, se mueven en un movimiento constante entre acercamiento y distanciamiento, entre soledad y amor, entre alienación y compasión, el movimiento en el que las personas navegan, el movimiento que es la danza de nuestras vidas”. Del movimiento se encargó Sharon Gal con la  música original de Ran Bagno, adaptada e interpretada por Barak Olier. Se presenta el 6, 7 y 8 de febrero. Más adelante en otras fechas.

El Centro Cultural Einav se ha transformado en los últimos dos años, de un auditorio que presenta espectáculos al aire libre y series de música y conferencias, a un cuerpo productor que pone en escena periódicamente producciones de teatro y música, con obras como “La Dueña del Palacio”, el musical “Lazarus” de David Bowie. Para 2020,

este centro proyecta la producción y presentación de tres nuevas obras, de las cuales “Contact” es la primera. Durante el año, a esta nueva obra se unirá la ópera rock “Cielos Revueltos” (Shamaim Hafuhim) de Ofer Yerushalmi, así como la producción de teatro documental especial para la Semana del Orgullo dirigido por Lee Yaron, que trata sobre la abolición en 1988 de una ley que desfavorecía la sexualidad masculina.

Fotos: Chiquita Levov