"Cascos Blancos" confirman la muerte de 20 civiles en Siria

Post thumbnail Foto: REUTERS/Omar Sanadiki
Al menos 20 civiles murieron este martes en ataques del Ejército sirio y Rusia contra zonas opositoras en el norte del país, donde se han visto desplazadas 150.000 personas por el repunte de la violencia desde finales de abril.

La Defensa Civil Siria, también conocida como "Cascos Blancos", ha informado de que fallecieron hoy un total de 20 personas y ha responsabilizado de ello al "régimen sirio" y a la "maquinaria criminal rusa".

Anteriormente, el grupo que desempeña labores de rescate en las zonas del país aún fuera del control de las autoridades de Damasco había confirmado que seis personas han perdido la vida en la localidad de Kafr Zita, en el norte de la provincia de Hama, y otras cinco en Ras al Ain, en el este de la región de Idlib.

El Ejército sirio, con el apoyo de la aviación de Moscú, ha aumentado sus ataques aéreos y de artillería desde la semana pasada contra los territorios controlados o con presencia de grupos armados opositores a Damasco en el norte de Hama y en Idlib.

La violencia también ha alcanzado las vecinas provincias de Alepo y Latakia, todas ellas en el noroeste del país y en las que está vigente una tregua desde el pasado septiembre en virtud de un acuerdo entre Rusia y Turquía, esta última valedora de los rebeldes.

Por otra parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha informado de que un total de 14 civiles han perecido entre la medianoche del lunes y el atardecer del martes, incluidos cuatro en Ras al Ain y dos en Kafr Zita.

Según la ONG, 83 civiles han muerto desde el pasado 30 de abril en las zonas incluidas en el acuerdo ruso-turco.

Además, trece efectivos de las fuerzas gubernamentales y tres combatientes opositores han sido abatidos en combates en los montes del norte de Latakia, donde los rebeldes lanzaron un asalto contra posiciones del Ejército.

El Observatorio ha contabilizado un total de 69 bombardeos efectuados por los aviones de combate rusos y 36 por la aviación del Ejército sirio, además de los ataques con proyectiles de artillería y barriles explosivos.

Hoy la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) ha anunciado en su cuenta de Twitter que "más de 150.000 personas se han visto desplazadas debido a las intensas hostilidades" en esa zona desde finales de abril.

Un portavoz de Naciones Unidas dijo que el secretario general, Antonio Guterres, sigue con gran alarma la situación, en particular los "ataques aéreos contra centros poblados e infraestructuras civiles resultantes en cientos de civiles muertos y heridos, y más de 150.000 nuevos desplazados". EFE