Cartas robadas del confidente de Kafka fueron entregadas a la Biblioteca Nacional de Israel

Documentos pertenecientes a Max Brod Pasaron a ser propiedad israelí.

Post thumbnail
Miles de documentos robados de Max Brod, un confidente de Franz Kafka, fueron entregados a funcionarios israelíes en una reunión en Berlín el pasado martes.

Los documentos incluyen borradores de obras de teatro, diarios, cartas y manuscritos pertenecientes a Brod, el hombre responsable de publicar la mayor parte del trabajo de Kafka después de su muerte. La colección también contiene una postal de 1910 firmada por el propio Kafka dirigida a Brod.

Los archivos fueron entregados al presidente y director general de la Biblioteca Nacional de Israel por la policía alemana, quien se apoderó de la colección al darse cuenta que fue robada. La misma fue alertada por primera vez en 2013, cuando los documentos se hallaron a la venta en Alemania y quedó claro que habían sido tomados ilegalmente del departamento de la fallecida secretaria de Brod, Esther Hoffe, en Tel Aviv.

La entrega se realizó el martes por la noche en la residencia del embajador israelí en Alemania, Jeremy Issacharoff.

"Nos complace que incluso después de tanto tiempo, hallemos cierto cierre y los archivos vengan a la Biblioteca Nacional de Israel en Jerusalén, de acuerdo con los deseos de Max Brod", dijo David Blumberg, presidente de la Biblioteca Nacional de Israel, en un comunicado emitido el martes. "Brod fue un prolífico escritor, compositor y dramaturgo, y sus documentos personales se unirán a los cientos de archivos personales que se encuentran en la colección de la Biblioteca Nacional".

La Biblioteca Nacional se ve a sí misma como el hogar legítimo para las colecciones de Kafka y Brod, y ha peleado varias batallas legales por las colecciones pertenecientes a la población judía. Kafka dejó todo su trabajo a Brod después de su muerte en 1924; Hoffe murió en 2007, dejando lo que quedaba de la colección a sus hijas. Pero la Corte Suprema de Israel dictaminó en 2016 que todos los documentos propios de Kafka debían ser entregados a la Biblioteca Nacional de Israel.

Fueron llevadas a cabo batallas judiciales entre Suiza, Alemania e Israel durante más de una década. Brod, quien murió en 1968 en Israel, le instruyó a Hoffe en su testamento que se asegurase que su patrimonio se conservara en la Biblioteca Nacional de Jerusalén, en la Biblioteca Municipal de Tel Aviv, o en cualquier otro lugar de historia público en Israel o en el extranjero, dejando espacio a la libre interpretación y frustrando a los historiadores Israelíes.

La última adquisición de la Biblioteca Nacional es la más reciente de una serie de victorias para la institución, que espera unir pronto todos los escritos de Kafka y Brod bajo su techo.

"Recibir estos documentos de las autoridades alemanas es claramente un acto de justicia histórica dado que los archivos robados de Max Brod ahora se transfieren de nuevo a la Biblioteca Nacional de Israel", dijo Issacharoff. Y concluyó: "el evento de esta tarde demuestra que el ámbito cultural sigue siendo un área importante y de expansión en las relaciones entre nuestros dos pueblos. Estoy seguro de que el regreso de estos documentos a Israel y a la Biblioteca Nacional es otro acto simbólico que nos fortalecerá aún más".