Cafés, restaurantes y bares reabren en un Israel casi normalizado

Post thumbnailUna mujer viste una máscara en una playa de Tel Aviv Foto: REUTERS/ Amir Cohen
Israel prosigue su rápida desescalada con la reapertura hoy al público de bares, restaurantes, cafés y hoteles, que buscan recuperar su actividad anterior a la pandemia tras estar cerrados al público durante casi tres meses.

Superada la peor fase del coronavirus, que dejó a muchos locales clausurados por completo, este paso es también un tubo de oxígeno para el sector servicios, clave en la economía del país.

En Jerusalén, las céntricas calles de la ciudad recobraron la vida característica que muchos echaban de menos: los locales no estaban a rebosar pero, en un día caluroso, el clima también acompañó para que muchos aprovecharan para sentarse de nuevo a sus terrazas a tomar una cerveza con los amigos o degustar un plato.

La mayoría de cafés y restaurantes estaban abiertos, algunos incluso con globos o decoraciones especiales para celebrar el momento.

Durante los últimos meses, algunos locales siguieron trabajando sirviendo pedidos a domicilio o para llevar, pero su actividad e ingresos se vieron reducidos al mínimo al no poder recibir a sus parroquianos.

"Estoy muy contento de que podamos abrir, aunque no sabemos lo que pasará. Veremos como va este fin de semana", remarcó Dor Sircovich, propietario del popular Café Bolinat, que cuenta que mucha gente llamó en los últimos días para reservar mesas, pero se muestra prudente, a la expectativa de ver cómo evoluciona la situación, y no descarta cerrar si el número de clientes es reducido.

Una de las principales preocupaciones de Sircovich es la ausencia de turistas, que suelen representar un 50% de su clientela y que actualmente, con las fronteras de Israel cerradas y sin una fecha determinada para su reapertura, dejan un vacío difícil de llenar.

En muchos locales, el ambiente era de casi absoluta normalidad, pero los negocios están obligados a mantener estrictas reglas para prevenir el contagio: distanciamiento físico o llevar mascarilla son algunas de ellas pero mucha gente sentada entre las mesas no cumplía estos requerimientos básicos.

En las cocinas de los restaurantes, los trabajadores sí que estaban con mascarilla, pero no siempre sucedía lo mismo con los camareros. En algunos casos, estos tomaban la temperatura para evitar que nadie con fiebre entrara en los locales, pero en la mayoría de los casos no era así.

Israel ha registrado 281 muertes por el coronavirus, y tiene actualmente poco más de 2.000 casos activos de la enfermedad, tras recuperarse la gran mayoría de los casi 17.000 infectados.

Igualmente, las consecuencias económicas de la pandemia se han hecho sentir, y muchos comerciantes no han podido reabrir sus tiendas o retomar sus trabajos, con cifras de desempleo que pasaron de menos del 4% el pasado febrero a casi el 25% actual, un asunto que está entre las principales preocupaciones del Gobierno formado recientemente.

En el territorio controlado por la Autoridad Palestina en Cisjordania (Judea y Samaria), con dos fallecidos y unos 400 infectados, también reabrían hoy cafés y restaurantes, en un paso más hacia el regreso a la normalidad. EFE y Aurora