Bolton arriba a Israel para una  cumbre “sin precedentes” con Rusia

Post thumbnailJonh Bolton y Benjamín Netanyahu Foto: GPO Amos Ben Gershom vía Flicr
John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arribó a Israel para participar en Jerusalén, en una cumbre trilateral sin precedentes con sus homólogos Meir Ben Shabbat y Nikolay Patrushev, de Israel y Rusia, respectivamente.

Bolton discutirá con Ben Shabbat y Patrushev cuestiones regionales, entre ellos los esfuerzos de Irán de afianzarse militarmente en Siria y la escalada de tensión entre Washington y Teherán en el Golfo Pérsico.

De cara a la reunión, Patrushev expresó que Moscú cuidará los intereses de Irán en Siria.

“Irán está en Siria por invitación del gobierno legítimo y participa activamente  en la lucha contra el terrorismo. Por lo tanto, por supuesto, tendremos que tomar en cuenta los intereses de Irán”, expresó Patrushev.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, que tiene previsto participar en las discusiones elogió la cumbre “histórica y sin prescindentes”  como un paso importante para garantizar la “estabilidad en el Oriente Medio en tiempos turbulentos”.

“Lo que es importante de este encuentro trilateral de las dos superpotencias en el Estado de Israel es que atestigua en gran medida la actual posición internacional del país entre las naciones”, agregó.

Según un reporte del canal estatal Kan, Israel y EE.UU. planearían ofrecer a Rusia incentivos en un esfuerzo para frenar la influencia iraní en Siria, lo que podría incluir la legitimación del presidente sirio, Bashar al Assad.

Rusia e Irán son aliados del régimen de Assad; mientras que Israel y EE.UU. son enemigos de Teherán.

El encuentro se lleva a cabo bajo el telón de fondo del aumento de las tensiones entre Irán y EE.UU. El jueves, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán derribó un dron de recolección de inteligencia estadounidense sobre el Estrecho de Ormuz.

Trump reveló que canceló una orden de ataque contra tres sitios iraníes apenas diez minutos antes de su ejecución, luego que se le informara que la incursión provocaría 150 muertos.

Según los reportes, Bolton y el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, presionaron para emprender el ataque; mientras que funcionarios del Pentágono advirtieron sobre las repercusiones de la operación.