Bolsonaro: Brasil abrirá "tal vez" una oficina de negocios en Jerusalén

Post thumbnailBenjamín Netanyahu y Jair Bolsonaro Foto Avi Ohayon GPO: vía Flickr
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo este jueves que "tal vez" determine abrir una oficina de negocios en Jerusalén antes de terminar de decidir sobre mudar a la ciudad santa la embajada del país en Israel, situada en Tel Aviv.

Bolsonaro, quien este fin de semana viajará a Israel, declaró que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por quien profesa una manifiesta admiración, "demoró nueve meses" para tomar una decisión sobre la mudanza de la embajada de su país a Jerusalén y aclaró que, en el caso de Brasil, todavía no hay nada definido.

"Nosotros tal vez abrimos una oficina de negocios en Jerusalén", dijo a los periodistas el mandatario, quien causó preocupación en el sector agrícola al anunciar el posible cambio de la embajada en Israel, por el malestar que podría causar en los países árabes, que están entre los principales compradores de alimentos brasileños.

Según Bolsonaro, líder que se identifica tanto con Trump como con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, "muchas cosas ya comenzaron a cambiar" en la relación entre Brasil e Israel y "seguirán cambiando" con la visita oficial que realizará la semana próxima al país del Oriente Medio.

En ese sentido, subrayó que la delegación brasileña en Naciones Unidas "comenzó a votar con la verdad", junto con Israel y Estados Unidos, en asuntos en los que "lo tradicional" era apoyar a los palestinos.

Aludió así a recientes votaciones en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en las que Brasil negó su apoyo a una ridícula declaración sobre inexistentes abusos a ciudadanos sirios en los Altos del Golán y a otra relativa a asentamientos en esa misma región.

Esa nueva posición en los foros internacionales fue explicada esta semana por el canciller del Gobierno de Bolsonaro, Ernesto Araújo, quien afirmó que "apoyar el tratamiento discriminatorio contra Israel en la ONU era una tradición de la política exterior brasileña en los últimos tiempos".

Según el ministro, el Gobierno de Bolsonaro está "rompiendo con esa tradición espuria e injusta, así como está rompiendo con las tradiciones del antiamericanismo, del tercermundismo y tantas otras".EFE y Aurora