Bennett ordena al Ejército israelí analizar la viabilidad de la construcción de una isla frente a Gaza

Post thumbnailAvivi Kochavi y Naftalí Bennett Foto: Ministerio de Defensa Ariel Hermoni vía Facebook
El ministro de Defensa, Naftalí Bennet, expresó su apoyo a la idea de construir una isla artificial en el Mar Mediterráneo con el objetivo de erigir allí un puerto para la Franja de Gaza, señala un reporte del Canal 12 de la televisión.

Bennett ordenó a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que lleven a cabo un estudio sobre la posibilidad de implementar ese plan.

Se trata de una idea que propuso, en 2017, el ministro de Exteriores, Israel Katz, quien entonces se desempeñaba como titular de las carteras de Transporte e Inteligencia.

El concepto gira en torno a la construcción de una isla artificial de ocho kilómetros cuadrados unida a Gaza por un espigón de cinco kilómetros, que podría separarse del continente por medio de un puente levadizo.

La idea es aliviar las condiciones económicas de Gaza y a la vez mantener el control israelí sobre la zona.

Israel y Egipto han impuesto un bloqueo a Gaza, tras la toma del poder de la Franja por parte del grupo terrorista islámico Hamás, en 2007. Hamás proclama abiertamente su compromiso con la destrucción de Israel. Los funcionarios de la ONU exigen a Israel que levante el bloqueo, pero el Estado judío sostiene que debe impedir que Hamás importe armamentos desde el exterior.

El Canal 12 informó que Bennett ordenó al jefe del Estado Mayor, teniente general Aviv Kochavi, que estudie la viabilidad del plan, a la luz de la reciente eliminación del cabecilla de la Jihad Islámica Palestina, Bahaa Abu al Ata, y la relativa calma en Gaza tras la última escalada de combates, en la que Hamás se mantuvo al margen. Bennett también pidió analizar la posibilidad de erigir un aeropuerto en dicha isla.

El Canal sugiere que Bennett considera el plan como un factor para negociar con Hamás un canje para la liberación de los israelíes cautivos en la Franja.

Katz afirmó que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, le dio luz verde para que establezca un equipo conjunto de los Ministerios de Defensa y Exteriores y con el Consejo de Seguridad Nacional, para promover el plan.

El proyecto incluye una planta de desalinización, una usina eléctrica, un puerto de carga y un área para almacenar los contenedores. Según Katz se tardaría cinco años en construirlo y sellaría la retirada completa israelí de Gaza, que se llevó a cabo en 2005. La propuesta sugiere que el proyecto recibiría financiación internacional, mientras que se mantendría el control israelí en el puerto y sus alrededores.

La idea fue rechazada vehementemente, en junio de 2017, por el entonces ministro de Defensa, Avigdor Liberman, citando cuestiones de seguridad. Liberman no cree que se pueda controlar con eficacia el traspaso de mercancías en la isla para impedir que las armas sean ingresadas clandestinamente en Gaza.