Bennett: La derecha sufrirá un “colapso histórico” si vamos otra vez a elecciones

Post thumbnailNaftali Bennett Foto: Kneset
El líder del partido nacionalista secular Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), Avigdor Liberman, negó que su partido esté dispuesto a un compromiso sobre sus demandas en las negociaciones para armar la coalición gobernante.

"Esta mañana escuché y leí un montón de tonterías de los periodistas en varios medios de comunicación sobre acciones que supuestamente Israel Beitenu está planeando: compromisos en materia de estado y religión, unirse a un bloque u otro, etc.", apuntó Liberman. "Esos informes no tienen fundamento, y han sido creados exclusivamente por corresponsales y comentaristas".

Previamente, el Canal 12 había reportado que Liberman estaba por lanzar una ronda consultas con altos dirigentes de su partido para tomar una "decisión final" con respecto al actual estancamiento político.

Las dos últimas elecciones, en abril y septiembre pasado, no lograron definir un nuevo gobierno. En los últimos comicios, Israel Beitenu obtuvo ocho escaños en la Kneset (Parlamento) que cuenta con un total de 120 miembros.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, lidera un bloque de 55 diputados, conformado por su partido Likud y sus aliados del sionismo religioso  y las agrupaciones ultra ortodoxas.

Semanas atrás, el presidente Reuvén Rivlin, encargó al líder del partido Azul y Blanco (Kajol Laván), Benny Gantz, la tarea de formar el nuevo gobierno, tras el fracaso de Netanyahu. Pero, se estima que las posibilidades de Gantz son también reducidas.

La alianza Azul y Blanco y el partido Israel Beitenu quieren formar un gobierno de unidad con el Likud, pero sin los partidos nacionalistas religiosos y ultraortodoxos. Sin embargo, el Likud se niega a negociar sin el bloque de los 55 legisladores.

Netanyahu se reunió con los líderes de su bloque. Tras el encuentro, los partidos que conforman el bloque reafirmaron la unidad e instaron a Gantz a sumarse a ellos para formar gobierno amplio de unidad.

Mientras tanto, el líder del partido Nueva Derecha, diputado Naftalí Bennett, advirtió sobre la posibilidad de que el fracaso en las negociaciones conduzca a terceras elecciones en el año, indicando que el bloque de derecha podría sufrir un “colapso histórico” de materializarse ese escenario.

“Si soy un obstáculo para la formación del Gobierno, libero a Netanyahu de todo compromiso conmigo y la Nueva Derecha y estoy dispuesto a sentarme en la oposición. Lo más importante es lograr que se establezca un gobierno”, apuntó Bennett al Canal 12.

La diputada Ayelet Shaked, también del partido Nueva Derecha, se hizo eco de este sentimiento durante una entrevista ofrecida a la Radio del Ejército (Galei Tzahal) al indicar que “si vamos a terceras elecciones el dominio de la derecha estará en peligro. Terminaremos en un gobierno de izquierda”, advirtió.