Ben Gurión vuelve a florecer el desierto

Post thumbnailLa cabaña

Los niños pueden visitar su hogar


Para todas las familias que han quedado recluidos en casa por la epidemia y quieran romper con el aburrimiento y las tensiones, se las invita a unirse en un recorrido virtual por la cabaña de Ben Gurión y al mismo tiempo enterarse de quién era el “viejo hombre” como lo llamaban sus colegas.


También que libros coleccionó, como era la cocina y los dormitorios de su casa, y otros datos interesantes de la vida del mitológico Ben Gurión. Las visitas que se realizarán desde la Cabaña de Ben Gurión, son virtuales y guiadas se realizan diariamente en forma gratuitas.

El salón


El recorrido gratuito se hace a través de la suscripción en el sitio de la Cabaña Ben Gurión, donde se dan instrucciones precisas sobre cómo descargar la aplicación y unirse al recorrido. Para más detalles y únete: https://www.ben-gurion.co.il/virtual-tour/

Despacho


Se puede hacer la visita a través de una aplicación que incluso permite el diálogo con el guía haciendo preguntas durante el paseo y también se puede ver a los otros visitantes que participan en el mismo.

Espacio de estudios


Esta es una actividad que ofrece la oportunidad de enriquecer su mundo con fascinantes conocimientos históricos y medios visuales contemporáneos.

La biblioteca


Diariamente se realizan de 2 a 3 visitas guiadas, con un guía caminando con una cámara por el sitio, deteniéndose en puntos de interés y contando grandes historias y pequeñas anécdotas sobre el enorme hombre que dejó una marca tan importante en la vida del Estado.

 

Dormitorio de Ben Gurión


La gira comienza con un cortometraje sobre la vida de Ben Gurión, seguido por un paseo por los senderos del kibutz Sdé Boker donde vivió. Los visitantes ingresarán a la primera casa permanente construida en Sdé Boker, donde aprenderán sobre la relación especial entre David Ben Gurión y el Néguev en general y el kibutz en particular.

El punto cúlmine del paseo es la visita a la casa original de David y Pola Ben Gurión, donde conocen de cerca todos los detalles, ya que la cabaña se conservó tal como estaba en los días que vivía la pareja. Se pueden ver las habitaciones separadas, la cocina con la licuadora donde Pola prepararía los platos preferidos que Ben Gurión comía diariamente, la biblioteca, los libros, otros objetos y recuerdos.

Fotos: Chiquita Levov