Azul y Blanco: Seguiremos negociando con Netanyahu si se separa del bloque de derecha

Post thumbnailYair Lapid y Benny Gantz Foto: Knéset
Altos miembros del partido Azul y Blanco (Kajol Labán) indicaron que no han cerrado la puerta a las negociaciones para conformar un gobierno de unidad con el partido Likud, incluso después el que el presidente Reuvén Rivlin le encargara al primer ministro, Benjamín Netanyahu, la tarea de formar el nuevo gobierno.

No obstante, dirigentes del entorno del líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, destacaron que la condición para reanudar las conversaciones es que Netanyahu acepte negociar en representación solamente de su partido Likud, y no del bloque de 55 diputados que incluye a otras agrupaciones políticas de derecha y ultraortodoxas que ha conformado. Si ese fuera el caso Azul y Blanco, acordaría discutir la posibilidad de formar un gobierno de rotación con Netanyahu.

El diputado Yoaz Hendel, de Azul y Blanco, manifestó que convocar a terceras elecciones sería un desastre para Israel y que hará todo lo posible para establecer un gobierno sionista de unidad sin extremistas, durante una entrevista ofrecida al canal estatal Kan.

Hendel puntualizó que su partido exige tres condiciones: el primer ministro no puede gobernar si es imputado judicialmente, el Likud no puede introducir por la fuerza al bloque de derecha, que ha formado, en las negociaciones, y debe terminar con el juego de acusaciones, que ha iniciado.

Por su parte, el ministro Yuval Steinitz del partido Likud, expresó al mismo medio que si Gantz demuestra liderazgo  y se enfrenta a los extremistas de su partido, entre ellos el número dos de Azul y Blanco, Yair Lapid, se podrá constituir un gobierno de unidad. Steinitz dijo que el Likud no está interesado en nuevas elecciones y está dispuesto a negociar sobre la base propuesta por el presidente, Reuvén Rivlin, pero Azul y Blanco la ha rechazado.

“Estamos dispuestos a entrar en negociaciones sobre el esquema que propuso el presidente. Yo supongo que tal vez Gantz estaba interesado en avanzar y evitar terceras elecciones pero debido a desacuerdos internos entre Gantz y Lapid, ellos rechazaron la propuesta de unidad nacional del presidente”, afirmó Steinitz.